A veces sólo hace falta observar

El verano pasado mi hijo pasó por una época de inapetencia a la hora de la comida que se mezcló con estreñimiento y pérdida de peso, factores que hicieron presuponer a su pediatra que podía tratarse de un cuadro de celiaquía o intolerancia al gluten.

Mientras nos daban los resultados de los análisis (resultados que tardaron más de 1 mes), la pediatra me recomendó un ejercicio muy sencillo que podía darnos muchas pistas sobre su posible intolerancia al gluten y que consistía en rellenar cada día en una libreta la siguiente información:
  • Menú ofrecido a mi hijo (1er plato, 2º plato, postre, pan y bebidas)
  • Reacción que tenía al ver esa comida en el plato: ira, llanto, rechazo, apetencia, inapetencia…
  • ¡No forzarle a comer! (está demostrado que los niños que rechazan sistemáticamente un alimento lo hacen porque al ingerirlo les produce dolor o malestar por causa de una alergia no diagnosticada)
  • En caso de que coma por su propia iniciativa apuntar cuánta cantidad come y cómo le sienta después la comida: si le produce irascibilidad, si hace caca nada más comer o si se muestra inquieto o molesto
  • Nº deposiciones al día, hora de las mismas, consistencia y color
  • Nivel de actividad del niño en ese día: cuando una comida cae pesada al estómago, bien por una intolerancia o por una alergia, el niño estará más apagado y falto de vitalidad
Llevando rigurosamente al día esta libreta supe, antes de darnos los resultados de celiaquía, que mi hijo no padecía intolerancia al gluten y que simplemente estaba pasando una mala racha con la comida.
Es un ejercicio muy sencillo que recomiendo a todos los padres que tengan sospechas de que a sus hijos les puede estar sentando mal un determinado alimento y una forma rápida, fiable y basada en la observación (que no daña al niño con pruebas invasivas ni análisis) de detectar una posible intolerancia alimentaria.
Post Tagged with

8 Responses so far.

  1. No sólo sirve para alergias alimentarias, mi hijo además presenta cuadros de asma, apunto los resfriados de la familia, los sitios que le afectan (parques,campo…) si cambio de detergentes o champús…Picaduras de mosquitos, todo sirve para llegar al médico y ahorrar tiempo y olvidos. Un saludo y gracias por estar aquí!!

  2. Suu dice:

    Silvia, muchísimas gracias por toda la información.

    Yo creo que mi hijo ya no tiene nada, porque me coje bollos y se los come y no le sientan mal, ni ronchas ni nada, aunque yo intento que sea en poca cantidad.

    Sólo espero que el mes que viene cuando vuelvan a hacerle el test de provocación lo pase perfectamente y, además, que cuando le demos en casa no le dé diarrea como la otra vez.

    Crucemos los dedos y lo dicho, gracias

  3. Belén dice:

    ¡Qué buena información Silvia!. Algo tan sencillo como observar y apuntar nos puede evitar mucha espera e incertidumbre. Llevar esos datos al médico puede ser de gran ayuda, desde luego. Un beso.

  4. Silvia dice:

    Qué buena entrada, muy interesante, ahora que estamos empezando a introducir los sólidos en la dieta de Emma estamos muy pendientes de cómo le sientan, lás cacas y demás, pero tener la información así de estructurada te aporta más claridad 🙂 gracias!

  5. Pues es una gran idea eso de ir apuntando todo. Sobre todo para personas como yo, que llego al médico y se me olvidan la mitad de las cosas porque me “aturullo”.
    Besos guapa.

  6. Silvia, que buen consejo, una bitácora como esta es una gran ayuda cuando una requiere relacionar los eventos, incluso de años anteriores.
    SAludos.

  7. Silvia dice:

    @La mamá de una bruja: ¡Gracias! Me alegra que te haya resultado interesante. Como he comentado más abajo, se puede emplear desde el mismo instante en que comenzamos con la introducción de alimentos. Nos ayudará muchísimo a detectar cualquier problemilla que pueda surgir.

    @ Madre estresada: Tienes toda la razón! Llevar bien apuntado todo y observar cada detalle vale para casi cualquier cosa, y en las alergias resulta especialmente importante.
    Gracias por tu aportación.

    @ Suu: ¡Ojalá tengas toda la suerte del mundo con tu pequeñín y todo haya sido algo pasajero! Desde luego que es buena señal que te robe ciertos alimentos! 🙂

    @ Belén: Es cierto. Puede parecer una perogrullada pero ayuda un montón

    @ Silvia: Te animo a que lo hagas desde el principio porque es cierto que una caca suela, un vómito aislado o una ronchita pueden pasar desapercibidas. de esta forma, asociadas a alimentos gracias a unas claras anotaciones, nos pueden ayudar mucho. ¡Suerte!

    @ Y entonces llegó el caos: jajaja, yú eres como yo, también me aturullo en la consulta del pediatra por exceso de información en mi cabeza. Estoy ayuda!

    @ Pamela Toledo: Exacto! Cualquier tipo de información bien anotada y buen guardada para poder tirar de ella siempre que lo deseemos

Responder a Y entonces llegó el caos Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *