Comer fuera de casa con un niño alérgico

Cuando se opta por la alimentación complementaria a base de triturados, muchos padres vemos como un importante hito el momento en que nuestros hijos abandonan los purés y comienzan a comer todo tipo de alimentos al igual que el resto de la familia.

Esto se hace más patente cuando se decide comer fuera de casa ya que es una liberación no tener que cargar con el tarro de puré, buscar un sitio donde lo calienten…
¿Pero pensamos lo mismo los padres de niños alérgicos? Yo desde luego no.
Para mí, el hecho de llevarme un puré de casa me daba una tranquilidad bárbara ya que controlaba en todo momento lo que comía y los ingredientes de ese puré. ¡Incluso los potitos de farmacia (de los que siempre he preferido huir dado su alto contenido en sal) me resultaban más fiables que las comidas de los restaurantes!
Ahora mi hijo ya no quiere purés y quiere sentarse con nosotros a la mesa, algo que nos genera un problema importante a la hora de comer fuera de casa.
Es cierto que existen comidas “salvadoras” -como yo las llamo- como un plato de pasta, una pechuga de pollo o una tortilla francesa pero incluso con este tipo de platos “inocentes” cabe la posibilidad de colar leche o trazas lácteas en su elaboración. 
Es cierto que cada vez hay más restaurantes (y turismo en general) especializados en alergias alimentarias, pero no abundan precisamente y no suele ser fácil encontrarlos de casualidad si no se va con el itinerario marcado previamente.
Los restaurantes de comida rápida, esos que sacan del apuro a cualquiera en cualquier momento y lugar, no son aptos para alérgicos:
Hamburgueserías: tanto el pan de la hamburguesa como la carne me dan poca confianza y las patatas fritas suelem freírlas en el mismo aceite que los palitos de mozarella o las croquetas, por ejemplo.
Pizzerías: ¡Descartado por completo!
Resto de restaurantes: me remito a lo explicado al inicio de mi post
¿Conclusión? ¡Benditos potitos y purés caseros que me daban toda la tranquilidad que la comida sólida me ha quitado!
En fin, será cuestión de acostumbrarse…

9 Responses so far.

  1. Belén dice:

    Qué difícil…..

  2. Jeza Bel dice:

    jo, la verdad que no tiene que ser fácil!!!

    Es alucinante la cantidad de alimentos que llevan leche o trazas y no lo sabemos!!

    Besotes

  3. Es tan palpable todo esto…en mi caso cuando íbamos a comer fuera, mi mamá me daba algo en casa, por si no encontrábamos algo seguro para que yo comiera. Siempre cargaba algún alimento para mí y en los restaurantes siempre tenía que explicar como letanía que mi alergia era un poco exagerada y no podía tener contacto de ningún tipo con el huevo. Aún así me enronché muchas veces. Así que es mucho mejor preguntar varias veces, ser sinceros y sobre todo precavidos…Saludos

  4. Silvia dice:

    @ Belén: Es realmente complicado, sí. ¡Y eso que mi hijo, gracias a Dios, no tiene una alergia severa y no corre peligro ante posibles “equivocaciones”…

    @ Jeza Bel: Lo de las trazas es el peor enemigo de un alérgico. Un acete donde previamente has frito un alimento que contegan leche (palitos de queso, por ejempllo), ya esta contaminado y contaminará el alimento que frías después. ¡Es un follón!

    @ Karen: Tu alergia es realmente severa y complicada porque incluso los utensilios de cocina que hayan estado en contacto con el huevo pueden hacerte daño si no han sido desinfectados a conciencia. Como siento que hayas surfido (y sufras) tanto por este tema…

  5. […] 15 diciembre 2011. EtiquetasComer fuera de casa A colación del último post en el que narraba lo complicado que a veces resulta salir a comer fuera de casa con un niño alérgico, hoy os traigo un menú real de una cadena muy conocida de restaurantes: VIPS (este menú es sólo […]

  6. Bibi dice:

    Es increíble, mi niño es APLV y al huevo, no le voy a poder dar el placer de comer fuera de casa, es una pena!!!

  7. Leti dice:

    Hola!!
    Mi hija es alérgica al huevo y hasta hace 4 meses también lo era a APLV…estoy totalmente de acuerdo contigo en que es MUY complicado llevar a comer a un niño alérgico fuera de casa, pues son muy pocos los sitios que se solidarizan con los alérgicos a alimentos…nosotros, al único sitio que vamos de vez en cuando a comer con Laura es al MCDONALDS…sí, lees bien, al Mcdonalds…y te preguntarás ¿por qué? pues porque es el único sitio que hemos encontrado en el que tienen una tabla con los alérgenos de todos y cada uno de los alimentos de su carta!!! y además, como cada alimento se cocina en una línea de producción diferente, es practicamente imposible la contaminación cruzada (en la freidora de patatas solo se fríen patatas, en la de nuguets lo mismo, las hamburguesas de ternera se hacen en una plancha, las de pollo en otra, etc)

    • Silvia dice:

      Es cierto que la política del MC Donalds es estupenda. Se agradece que un sitio típicamente orientado a los peques de la casa tengan esa política de alérgenos tan cuidada. ¡Así da gusto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *