El egoísmo de la sociedad con los niños alérgicos

file0001259137060En el colegio de mi hijo siguen un protocolo para la celebración de cumpleaños de los alumnos que no termina de convencerme: una vez al mes celebran todos los cumples de ese mes con patatas fritas, bebidas y otros snacks traídos por los padres de los homenajeados. Previamente la tutora les comunica las alergias alimentarias que hay en la clase con el objetivo de que las compras se realicen prestando atención a los alérgenos indicados para que todos los alumnos puedan celebrar el cumpleaños sin riesgo para su salud.

Una profesora amiga mía de otro centro escolar que sigue el mismo protocolo de celebración de cumples, me confesaba el otro día el poco interés que ponen los padres en comprar productos que todos los niños puedan tomar. Es cierto que en algún momento se puede colar algo indebido (trazas o algún componente que si no eres experto en la materia puedes llegar a pasar por alto) pero en la inmensa mayoría de los casos los padres simplemente prefieren no complicarse la existencia y comprar lo primero que ven, sin importarles lo más mínimo que uno o dos alumnos de la clase de su hijo no puedan tomarlo y deban ser marginados de la celebración.

Tristemente no me sorprende esta reacción egoísta pues es algo que veo habitualmente en mi entorno más cercano. Es verdad que tengo amigos muy concienciados con la alergia de mi hijo y da gusto ir a sus casas porque siempre tienen un paquete de galletas o un batido de soja que ofrecer a mi niño y que han comprado pensando en él. Me emociono muchísimo cuando vamos de invitados y nos abren la despensa ofreciéndonos todo lo que han comprado pensando en mi pequeño. Pero, con todo el dolor de mi corazón, también debo admitir que tengo amigos que no tienen tan interiorizada la alergia de mi hijo y que no sólo no piensan en sus limitaciones alimentarias a la hora de invitarnos a sus casas sino que ofrecen sin pudor caramelos, galletas o patatas fritas a sus hijos en presencia del mío sabiendo que mi niño no puede tomarlos. He de reconocer que esta actitud egoísta me crispa los nervios y me pone de muy mal humor.

Hace tiempo una amiga me comentaba que había escuchado en el metro una conversación entre dos madres que se quejaban de que su hijo había invitado a su cumpleaños a un niño de su clase que era alérgico. Echaban pestes sobre la decisión del cumpleañero y lo mucho que el “alérgico rarito” iba a complicar la celebración.

Desgraciadamente hay mucha gente que piensa así y para las cuales los niños alérgicos no son más que un tremendo estorbo que pone patas arriba sus estructurados planes (comidas, invitaciones, celebraciones…). No ven en ellos a niños normales, que sufren con su alergia, que a veces se ven distintos y que lo único que quieren es ser igual que los demás, disfrutar de los mismos dulces y participar activamente de las mismas celebraciones que sus compañeros.

Mientras haya gente con esta mentalidad egoísta y mientras no se trate a los niños alérgicos con absoluta normalidad integrándoles con seguridad en las rutinas sociales que llevan a cabo todos los niños, las alergias alimentarias seguirán siendo un problema que lamentar de puertas para dentro a fin de no molestar la tranquila vida del vecino.

13 Responses so far.

  1. Esther dice:

    Hola
    Mi hija tambien tiene APLV, pero en su colé han decidido que los cumpleaños se celebran sin comida, para evitar cualquier marginación. Pero si es cierto que una amiga un día me dijo “que morro el tuyo que te sale la leche gratis” (los dos primeros años de vida de mi nena la leche en polvo especial me la financiaba el servicio de salud) me dolió tanto aquello que solo acerté a decirle “te cambio la leche gratis y por lo que me la dan para tu hija y yo que pueda comprar con dinero la leche que me de la gana”…Pero por suerte al igual que Silvia tengo amigas que muestran interés y no consideran “suerte” el haber tenido gratis la leche un tiempo.

  2. colometa dice:

    Si a mi tmb me han exo ese comentario estupido de la leche gratis…la gente es egoista x naturaleza y no se paran a pensar que son niños.
    Sivia, t quiero hacer una pregunta aprovechando. Que tipo de harina es la que usas para los bizcochos???

    Besos

    • Silvia dice:

      No utilizo ninguna harina en concreto. Cualquiera de una buena marca puede ser apta. En lo que sí presto mucha atención es en la levadura pues muchas contienen trazas que pueden ser perjudiciales. No obstante, ante cualquier duda te aconsejo que contactes antes con el fabricante.

  3. Aliku dice:

    Tambien tengo a mi pequeña de 3, con alergia a los lácteos y otros alimentos, lo cual complica compartir los alimentos. Dos días antes de entrar a la escuela, me entero que tienen un sistema para el lunch, donde las mamas se turnan para llevar el lunch para todos en el salón! , en lugar de que cada uno lleve su propio alimento. Por supuesto esto me quito el sueño de todo el fin de semana pensando como iba a lograr integrar a mi hija, no solo en los festejos, sino todos los días en la escuela!, resolví preparar lo mismo que comería el resto del salón po con las adecuaciones necesarias. Y para mi sorpresa mi hiña esta muy integrada y muy contenta. Ella sola le dice a la miss que si puede y que no, y no come nada que no le mando. Si bien la gente no tiene conciencia de lo que implica tener alergias alimentaria, es mi hija quien me enseña que no es tan importante y que disfruta igual las fiestas y ahora el kinder .

    • Silvia dice:

      Tu experiencia es estupenda y me alegra tremendamente que tu niña lo tenga tan interiorizado y sepa disfrutar igualmente a pesar de no poder tomar otros alimentos que sus amigos sí toman.
      Mi hijo también sabe rechazar cosas que lo ofrecen y no come nunca nada si no me pregunta previamente, pero aún así todavía llora si ve a su mejor amigo tomar un helado y él no puede tomarlo. Sólo son niños y por muy conscientes que sean de su alergia no llegan a comprender el alcance de la misma y quedarse mirando mientras otros disfrutan con dulces ricos no es plato de buen gusto…

  4. LF dice:

    Hola,

    pero cuantísimo te entiendo. Tengo una niña de dos años, APLV, huevo, legumbres, marisco, frutos secos y algunas frutas…
    En mi entorno hay gente muy concienciada y gente para nada. Nos invitaron una vez a un cumpleaños donde no había absolutamente nada que pudiera comer ella, ni unas tristes patatas fritas aptas, me sentí muy mal (ella ni se dio cuenta porque yo le llevé algunas cosas) y muy triste.
    Lo de la leche gratis también me lo han dicho ¡y yo también se lo cambiaba! No saben lo que es vivir con un estricto control alimentario, lo difícil que es alimentar a un niño con alergias y lo que es vivir con el miedo a que coma algo que no pueda.

    • Silvia dice:

      Es tremendo lo que me cuentas… Con lo poco que cuesta a la hora de preparar un cumpleaños llamar por teléfono a los padres y preguntar por alguna cosa apta que el alérgico pueda tomar… De verdad que son detalles muy sencillos que alegran mucho.
      ¡Animo!

  5. LF dice:

    (sigo) tengo un hijo mayor que ella (5 años) y es de los más concienciados. Está pendiente en todo momento de si su hermana toca alguna comida, después de comer algo se va a lavar las manos y la boca para poder tocarla y darle besos y en muchas ocasiones renuncia a comer algo que le encanta porque su hermana no puede, “para que no le dé envidia”.

  6. Carmen dice:

    En una reunión del colegio, al exponer la alergia de mi hija, su maestra dijo: – Para evitar riesgos, eliminamos el “día de los lácteos” en el desayuno y lo cambiamos por otro día más de fruta, ya que todos los niños toman muchísimos lácteos en casa.

    A lo que el Padre de su mejor amiga ( y conocedor de nuestras penurias ) dijo: – ” No hace falta, la niña está super concienciada y no va a tomar nada que la ponga en peligro, y el resto de los padres no podemos permitir que nuestros hijos dejen de crecer por la alergia de ella.”

    Aclaro que EL sabe que mi hija es tan sensible, que con tan sólo respirar en una habitación donde hay mucha leche, inicia un proceso asmático….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *