Torrijas. SIN LECHE. SIN SOJA

Se acerca Semana Santa y es inevitable no caer en la tentación de tomarse una buena torrija de leche, el dulce típico en esta época del año. De siempre me han encantado las torrijas, a pesar de que son una “bomba” calórica importante. Pero para un niño en pleno crecimiento, ¿qué mejor desayuno que un alimento que aglutine pan, leche, azúcar y huevos para empezar el día con energía?

La alergia a la proteína de leche de vaca de vuestros hijos no debe ser un freno para disfrutar de una buena fuente de torrijas. ¡Así que ahí va mi receta!

INGREDIENTES

  • Pan duro (del día anterior) ¡Ojo! No compréis los panes especiales para torrija que ya vienen preparados. Son más jugosos pero suelen contener trazas de leche
  • Leche vegetal: en este caso he optado por la leche de almendras pero podéis recurrir a cualquier otra leche como arroz, cebada, avena o soja
  • Azúcar
  • Canela en polvo
  • Huevos

 

ELABORACIÓN (para 8-10 torrijas)

  • Ponemos en un recipiente 1 litro de la leche elegida mezclada con 4 cucharadas de azúcar
  • Partimos la barra de pan en rebanadas que no sean excesivamente gruesas pero tampoco muy finas para evitar que se rompan
  • Metemos el pan en la leche y dejamos que empape bien.Cuando esté suficientemente empapado mojamos el pan en el huevo batido
  • Freímos las rebanadas de pan en aceite muy caliente (¡ojo que salpica mucho!)
  • Cuando estén fritas sacamos las rebanadas de pan y las ponemos en un recipiente con papel absorbente de cocina para que escurra bien el aceite.

 

PREPARACIÓN DEL CARAMELO

  • En una sartén con una cucharada de aceite añadimos un poquito de azúcar mezclada con canela en polvo. Removemos para evitar que se pegue el azúcar y prestamos especial atención en que no se quema
  • Cuando esté listo añadimos un poquito de leche vegetal y comenzamos a mover sin descanso. Se nos formará un caramelo duro que hay que ir poco a poco ablandando hasta que la mezcla quede completamente líquida.
  • Añadimos el líquido caramelizado sobre las torrijas y dejamos enfriar.

Hay otras muchas formas de hacerlas. También podemos sustituir el caramelo por una mezcla de bebida vegetal y miel o rehogarlas simplemente con un poquito de “leche” vegetal. Si por el contrario, preferís las torrijas secas, bastará con espolvorear sobre el pan frito un poquito de azúcar moreno o de canela.

Post Tagged with

4 Responses so far.

  1. Susana dice:

    Aquí son mas típicas en carnaval junto con los Frixuelos Las llamamos picatostes…

    El año pasado las decidí hacer yo para controlar los ingredientes. El lugar de leche de almendras utilicé la de avena y quedarán muy muy buenas. Nadie se percató del cambio hasta que vieron al peque comerlas 😉
    A mi es que me encantan y quería compartirlo con él.
    Secas es como más nos gustan

    Una alternativa es hacerlas con pan de molde apto, es un poco más engorroso porque es más blando y tienes que pasarlas con mucho cuidado para que no se deshagan, pero si se trata de niños pequeños las comerán con más facilidad aún que las normales.

    Saludos y a disfrutarlas!!!

  2. Se ve muy rica!!! aunque no me creas acabo de ver esta receta hoy internet esta tarde, jaja.
    Saludos.

  3. bellutina dice:

    Pues yo soy de Sevilla y aquí se usa un poco de vino blanco en vez de leche y luego bañadas en miel. Así no tenemos problemas con la leche

  4. Silvia dice:

    @ Susana: ¡Claro! Lo bueno de las leches vegetales es que suelen ser tan dulces y tan ligeras que se puede hacer casi con cualquiera. Con soja también están buenísimas!!

    @ Pamela: ¡Tienes que probarlo! Es un dulce típico de aquí y está riquísimo!

    @ Bellutina: Con vino también están muy ricas pero para ofrecérselas a un niño pequeño no me termina de convencer…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *