¿Es segura la comida de los hospitales?

Cuando uno va a un hospital a causa de una dolencia, piensa que allí se sentirá seguro, protegido y vigilado. Si entras con una enfermedad deseas salir curado y que ésta no se vea agravada por negligencias ¡culinarias! o incluso surjan nuevos problemas de salud derivados de un plato de comida.

Esto es lo que les ocurre a muchos pacientes alérgicos alimentarios que deben ingresar en el hospital. A pesar de que sus familias informan de sus limitaciones a la hora de la comida y de que en el historial del paciente se debe indicar claramente las alergias que padece, en un porcentaje de los casos éstas son pasadas por alto.

Por suerte, esto no ocurre en todos los hospitales y algunos tienen unos protocolos de actuación formidables, pero cuando las cosas no salen como esperamos, sentimos frustración y asombro al comprobar que semejante negligencia se cometa en un ambiente sanitario. Y es que personalmente me deja perpleja el hecho de que un hospital ofrezca una tortilla francesa a una paciente alérgica al huevo; un plato de paella a un alérgico al marisco o una porción de queso a un alérgico a las proteínas de leche. Estos ejemplos son totalmente verídicos y los han compartido conmigo varios lectores de mi blog.

Hemos visto en varias ocasiones lo complicado que es salir a comer fuera de casa con un alérgico alimentario por las confusiones que el sector de la hostelería suele manifestar. ¡Pero que esto ocurra en la cocina de un hospital ya es el colmo!

En muchas ocasiones, los familiares del alérgico se dan por vencidos y ante el miedo de que el paciente ingiera algo indebido, optan por llevarles su propia comida de casa.

La alergia alimentaria puede acarrear serios problemas por sí misma pero también empeorar las causas por la que un paciente pueda estar hospitalizado (por ejemplo: causas respiratorias o digestivas)-

Como veis, la problemática social de los alérgicos alimentarios traspasa incluso las fronteras de los hospitales y como padres no debemos bajar la guardia en ningún momento. Espero que ninguno de nosotros tenga nunca que vivir una situación similar pero si por desgracia nos toca, no debemos dejar caer en saco roto los derechos de nuestros hijos reclamar en caso de negligencia.

Post Tagged with

13 Responses so far.

  1. rebeca dice:

    Tengo un niño con alergia a la plv q ha sido ingresado por desgracia varias veces por otros motivos y todas las veces he tenido problemas con la comida pero yo q soy diabética también m ha pasado d ponerme d postre membrillo realmente una vergüenza y desconfianza absoluta yo siempre aconsejo a todo el mundo cuando sé va a un hospital preguntar todo Lo q dan o ponen q nadie sabe Lo q tiene mejor q uno .Un saludo

  2. ANGELA RUIZ dice:

    a mi tb me paso con mi niña alergica a los proteinas de la leche de vaca que le pusieron un potito con leche. de verguenza!!!

  3. Bibi dice:

    Hola!!!

    A mi me paso lo mismo, ingresaron a mi peque cuando aun le daba el pecho y poniendo en conocimiento la alergia de leche, huevo y ternera, ponían para comer huevo duro, ternera con patatas, café con leche….. y cuando lo decía una y otra vez a las enfermeras del hospital, me dejaban caer que lo podía comer, “se pasa muy poco por el pecho”, pero en que cabeza puede entrar que ponga la salud de mi hijo en peligro!!!!, así que durante las dos semanas de ingreso comí jamón serrano y otras cositas que me llevaba mi madre.

    Pero me parece vergonzo que hagan esto en el hospital, es de risa.

  4. maribel de la vega dice:

    Hola, mi hijo tuvo q ingresar por sólo un día, para operarse de vegetaciones y como creo q muchas sabréis lo q pasa en estos casos. Las primeras comidas q dan para ver si toleran es una natilla y seguido un rato después un helado. No veáis la cara de mi hijo cuando les trajeron a toda una habitación llena de niños, operados de ese día de lo mismo, y el sin poder comer nada recién operado q es cuando más mimosos están. Tuvo q salir mi marido corriendo a mi casa y menos q en pleno mes de noviembre quedaba en mi casa helado de soja. Y al llegar su cara al ver q el podía comer por fin lo mismo q los demás era para no olvidarla. No con eso, sin quitar q hasta el guarda de la campana supo q era alérgico.

  5. Daniel dice:

    ¿que nos vas a contar? Hace dos fines de semana estuvo nuestro hijo ingresado en el hospital por una bronquiolitis y le dio una reacción alergica por algo que habia ingerido, y eso que en el menu constaba como APLV y huevo.

    • Silvia dice:

      No me puedo creer que estas cosas ocurran en un hospital donde se supone que deben velar por la salud de los pacientes… Increíble y lamentable. Lo siento mucho Daniel 🙁

  6. Daniel dice:

    Menos mal que tenemos la tienda enfrente del hospital y le iba llevando cosas que estabamos seguros que podia comer.

  7. Juan dice:

    Mi hijo es diabético y celiaco, y también he tenido problemas con la alimentación de mi hijo cuando a estado ingresado. Tuve que poner un par de quejas y pillarme un rebote considerable para que buscaran alimentos sin gluten. La última vez que estuvo ingresado lo hicieron bien, pero así y todo miré todo lo que le pusieron por si acaso. Cuando pasa alo así hay que poner queja, por que es la salud de nuestros hijos, o la nuestra, la que está en juego.

    • Silvia dice:

      Que pena Juan! Lo siento mucho! Es denunciable este tipo de actuaciones y sin duda que está en manos de los padres cambiarla con nuestras quejas.
      Mucho Ánimo y espero que jamás vuelva a repetirse algo así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *