Mi segunda hija: hermana de APLV

Días antes de dar a luz a mi segunda hija, elaboré un plan de parto para presentar en el hospital con todas aquellas cosas que deseaba que se hicieran (o no) cuando mi bebé naciera. Una de ellas fue la de pedir al personal sanitario que, bajo ningún concepto, se le administrara un biberón de fórmula sin mi consentimiento y sin un hecho claro y grave que justificara este ofrecimiento.

Biberones de fórmula en el hospital

Con mi primer hijo el ofrecimiento del biberón llegó a las pocas horas de nacer. Una enfermera, sin más, me preguntó si quería darle un biberón y yo, primeriza y angustiada porque mi bebé lloraba, dije que sí. La administración precoz de biberones de fórmula para luego seguir con lactancia materna pudo ser uno de los motivos que desencadenaron su APLV por lo que en esta segunda ocasión tenía la lección bien aprendida, máxime cuando la carga genética de mi hija era también importante (madre alérgica y asmática + hermano APLV).

Pero las cosas no siempre salen como queremos y al segundo día de estancia hospitalaria las grietas  eran tan horribles y dolorosas que no soportaba que mi hija se agarrara al pecho y trataba de extraerme la leche con sacaleches para dársela después con una cucharita. Pero esta medida parecía no ser suficiente y cuando llegó el temido control de peso, la pediatra me alertó de que la niña estaba “perdiendo bastante”. De nuevo la sombra de la pérdida de peso planeó sobre mi cabeza y los peores recuerdos de las primeras semanas de vida de mi hijo hicieron acto de presencia.

Fórmula hidrolizada

A pesar de que inicialmente me mantuve fuerte en mi idea de no apoyar la lactancia materna con biberón, la segunda vez que la pediatra vino a hablar conmigo para decirme seriamente que debía complementar a mi bebé, decidí sucumbir y hacer algo que juré que jamás volvería a hacer. Sin embargo esta vez pedí que la leche fuera hidrolizada.

Hay cierta controversia con este tema pues hay médicos que desaconsejan esta medida por carecer de ninguna base ni estudio que indique que suministrar leche hidrolizada cuando hay un antecedente de APLV en la familia preserva al bebé de padecer esta alergia. Sin embargo, hay otra corriente que aconseja la fórmula hidrolizada en casos de riesgo y el caso de mi segundo bebé podía ser considerado “de riesgo”.

Semanas después, una amiga tuvo un bebé al que apoyó en su lactancia con  biberones de fórmula, y me pareció curioso que, sin tener ningún antecedente alérgico, el hospital le indicara suministrarle leche hidrolizada…

Así pues, durante nuestra estancia hospitalaria mi bebita estuvo alimentándose con leche hidrolizada y, ya en casa, cuando las grietas cicatrizaron pude iniciar la lactancia materna. Hoy mi hija tiene cinco meses y seguimos con lactancia materna aunque ella está con medicación para el reflujo y yo con dieta exenta de lácteos, ¡pero de esto hablaré más adelante!

Pautas generales

En resumen, con mi experiencia me gustaría transmitir:

  • la importancia de evitar los primeros biberones en el hospital cuando se va a optar por LM y, en caso de tener que recurrir a ellos hablad con vuestro médico para que os recete leche hidrolizada si lo considera, máxime cuando el bebé tiene una carga genética importante o hay antecedentes de APLV en la familia
  • la importancia de elaborar un plan de parto (o hacer saber tus deseos al personal que va a atenderte) para que bajo ningún concepto administren a tu bebé un biberón sin tu consentimiento
  • lo recomendable que es contar con la ayuda de una asesora de lactancia que pueda estar a vuestro lado si aparecen problemas en el inicio para que, en caso de que veáis necesario recurrir a la leche de fórmula por una temporada ésta sea lo más corta posible

7 Responses so far.

  1. Naiara dice:

    En mi caso, como mi hija mayor no es APLV, fue imposible prevenir nada con la segunda, que sí es APLV. Si me hubiera pasado con la mayor, estoy segura de que hubiera hecho lo mismo que tu.

    En fin, espero que tu pequeña se mejore del reflujo, a ver si cuando empieces a darle alimentación complementaria… Aunque lo mejor para el reflujo es que pase el tiempo…

    Ánimo!

  2. fabiana dice:

    Mi hija con casi 4 años, sigue con sus alergias e intolerancias varias, e incluso con reflujo. Todo eso que pensamos que se iría con el tiempo, se ha instalado entre nosotros de manera que nuestra vida ha cambiado para siempre.

    No sabía que hubiera medicación para el reflujo, hasta donde conozco sobre el tema, solo hay antiácidos -omeprazole x ej.-, y en algunos países utilizan raditina.

    Hasta ahora no la hemos medicado, y hemos solo seguido los métodos naturales, sobre todo dormir siempre incorporada. Gracias a Dios nunca ha tenido neumonía ni nada por el estilo.

    Siempre leo tu blog por lo informativo y ameno, ojalá pudieras compartir algo más sobre el reflujo, muchas personas -incluso pediatras- desconocen el tema, de hecho mi hija no vomitaba, y lo que pensamos que era un constipado con tan solo un mes de vida, terminó siento reflujo silencioso, una de las principales causas del síndrome de la muerte súbita, pues se aspiran.

    Un abrazo muy fuerte y mucho ánimo con tu maternidad y tus preciosos hijos 🙂

  3. María dice:

    Mi experiencia fue muy similar a la tuya…mi hija con cuatro añitos APLV y recientemente mama , en el hospital deje claro que no quería biberón. Finalmente lo necesite y le di hidrolizada….luego el bebe necesitaba ayuda y le tuvimos que dar biberón de leche de inicio normal…ahora mi bebe con cuatro meses y medio con lactancia materna y diariamente le doy dos biberones de 30 en dos tomas distintas, consejo de alergologo….también hemos tenido algo de reflujo y. Con medicación pero bastante mejor…creo que lo vamos superando…..ahora sólo nos falta que lo supere mi niña en diciembre tenemos las pruebas …

    • Claudia dice:

      Hola María yo también tengo un hijo que de bebe tuvo reflujo oculto hasta hoy 4 años que decidí buscar mas y es APLV. Que tratamiento le hiciste tan gran grandecita??? Gracias

  4. Sadie dice:

    Mi bebe tiene 4 meses y hace 2 semanas ha empezado a hacer popo con sangre. Desde antes de nacer deje de comer leche, huevo y tomate, porque mi otro hijo es alergico a estas 3 cosas. El gastro me dijo que debia hacer dieta elimimando ademas trigo, pescado y frutos secos. Pero aun asi no para los sangrados. Me podrian orientar que mas debo dejar de comer? Solo como arroz, papa, pollo, banano, manzana, platano , quinoa y agua.

    • Silvia dice:

      ¿Tomas soja o carne de ternera¿? Si es así convendría que también lo eliminaras de la dieta.

    • Miki Yoshioka dice:

      Hola, mi nena también tuvo evacuaciones con sangre y su pediatra le mandó a hacer una prueba de amiba en fresco. En el caso de mi hija salió negativo y después descubrimos que era APLV. Si no le han hecho esa prueba a tu hija tal vez podrías pedirla para descartar infección por amibas (que también puede provocar heces con sangre). Ahora en cuanto a las restricciones alimenticias te cuento que la pediatra nos dio una larga lista de alimentos prohibidos entre los que se encuentran incluso aderezos que nunca imaginé que pudieran hacerle daño a un APLV. Si te interesa la lista me avisas y te la comparto. Saludos y que se mejore tu pequeña 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *