Introducción de alimentos y riesgo de alergias cruzadas

Cuando se detecta una alergia o intolerancia alimenticia en un bebé, la introducción posterior de determinados alimentos deberá hacerse de manera cautelosa y observando cada síntoma ya que existe un riesgo claro de reacciones cruzadas. Se dice que las alergias alimenticias no suelen venir solas ya que existen alimentos que pertenecen al mismo grupo que otros (es decir, comparten determinadas proteínas) por lo que el riesgo de reactividad cruzada es patente.Los alimentos que más alergias causan en niños son: leche, huevos, pescado, frutas, frutos secos, legumbres (soja incluida) y trigo.

Las reacciones cruzadas se pueden manifestar de la siguiente manera:

  • Alergia a la proteína de la leche de vaca: 70% de posibilidades de alergia a la leche de cabra y de oveja; 30% de posibilidades de alergia a la leche de soja
  • Alergia al melocotón: alto porcentaje de alergia a frutas de la misma familia así como a fresas y kiwis.
  • Alergia a las avellanas: alto porcentaje de alergia a las nueces, cacahuetes, almendras y manzanas
  • Alergia a las lentejas: alto porcentaje de alergia a los guisantes, soja y cacahuetes
  • Alergia a los crustáceos (gambas, langostinos, cangrejos): alto porcentaje de alergia a los bivalvos (almeja, mejillón) y cefalópodos (pulpo, calamar, sepia)

En nuestro caso particular, como la leche fue el primer alimento básico al que mi hijo reaccionó, la introducción posterior de otros alimentos la hicimos de forma muy paulatina, aumentando cada dos o tres días la cantidad ofrecida del nuevo alimento y no introduciendo más de un alimento nuevo por semana.

Por suerte en ningún momento mi hijo mostró intolerancia o reacción a ningún otro alimento diferente a la leche de vaca y fue también una tranquilidad poder ofrecerle soja como alternativa “láctea”.

Las pautas que, por indicación médica, seguimos con respecto a la alimentación complementaria fueron las siguientes:

  • Cereales sin gluten a partir de los 4 meses y con gluten a partir de los 7 meses.Es importante destacar que la OMS recomienda lactancia exclusiva los seis primeros meses del bebé si está alimentado con leche materna. Esta recomendación podría hacerse extensible también para los bebés alimentados con fórmula, pero en algunos casos los pediatras recomiendan comenzar con otro tipo de alimentos entre los 4 y los 6 meses de edad debido a que las claras diferencias nutricionales existentes entre la leche artificial y la materna.
  • A partir de los 6 meses comenzamos con las verduras más clásicas como zanahoria, brócoli, calabaza, calabacín, patata y puerro. Se recomienda evitar las verduras de hoja verde como acelgas o espinacas debido a su alto contenido en nitratos, perjudiciales para la salud de un bebé menor de 12 meses.
  • A partir de los 4 meses comenzamos a ofrecerle naranja, plátano, pera y manzana dejando para más adelante la introducción de frutas potencialmente alergenas como melocotón, fresas o kiwi. Actualmente no hay evidencias claras que aseguren que si introducimos de forma tardía alimentos potencialmente alérgicos, reduzcamos el riesgo de alergias, pero hace unos años, las indicaciones que recibimos fueron totalmente opuestas.
  • A partir de los 6 meses comenzamos con la carne blanca (pollo y pavo) y transcurrido un mes de su introducción pasamos a la carne roja en pequeñas dosis y prestando especial atención a cualquier síntoma debido al riesgo de alergia cruzada entre las proteínas de la leche de vaca y la carne de ternera. La carne de cerdo y cordero la introdujimos a partir de los 12 meses.
  • El pescado comenzamos a introducirlo a partir de los 9 meses. Primero el blanco y a partir del año el pescado azul. Como alimento potencialmente alérgeno, debimos introducirlo en muy bajas dosis e ir probando pescados nuevos con intervalos de 1 o 2 semanas. En cuanto al marisco nos recomendaron evitarlo antes de los 3 años, ya no sólo por el elevado riesgo de alergia sino por el alto contenido en cadmio, una sustancia muy tóxica para los bebés y niños de corta edad.
  • El huevo también lo introdujimos con 12 meses separando primero la clara de la yema y ofreciéndolo en muy pequeñas dosis triturado junto al puré.

Como en todo lo concerniente a la salud y la alimentación de los bebés, cada pediatra sigue sus propias normas y es frecuente encontrar criterios muy dispares en cuanto a introducción de alimentos se refiere. Las pautas que a nosotros nos dieron hace años ya no suelen darse en la actualidad pero, en cualquier caso, la introducción de alimentación complementaria en un niño alérgico debe ser siempre guiada por un pediatra.

 

7 Responses so far.

  1. Qué curioso!! como siempre gracias por la información guapa.

  2. Notoros pasamos por esto, entre la proteína de leche de vaca y la soya… en fin, nos albergamos en la leche materna por mucho tiempo, eso fue fabuloso.
    Saludos.

  3. Silvia dice:

    @ lamamadeunabruja: ¡Muchas gracias! Me alegra que te resulte interesante. Todas estas cosillas pasan totalmente desapercibidas cuando se desconoce el tema de las alergias pero nunca está de más saber sobre un poco más 🙂

    @ Pamela: Hay un refrán que dice “no hay mal que por bien no vega” así que en tu caso se puede aplicar perfectamente 😉

  4. Beatriz (mama de Joan y Berta) dice:

    Hola!
    Soy una mama nueva en esto.
    Joan tiene 9 meses, nos confirmaron hace poco su alergia PLV y aún voy perdida.
    Por lo poco que por ahora se parece ser que lo que nos aconsejó nuestra pediatra solo hizo que agravar o adelantar el problema 🙁
    a parte de que no nos ha dado ningún tipo de información y le tenemos que recordar en las visitas su alergia 🙁
    Así que gracias por esta información, a parte de que nos cambiaremos de pediatra, no nos preocuparemos por el alimento que “ahora toca” ni tendremos prisa por introducirlos… Vamos por SS. así a ver nuevo/a pediatra nos toca…

  5. Silvia dice:

    @ Beatriz: Hola guapa y bienvenida a mi blog. Gracias por leer y comentar. Siento mucho que tu peque también sea alérgico. Al principio es un mundo y es cierto que hay pediatras que no informan adecuadamente y pasan por alto este serio problema. Si tienes cualquier duda de verdad, no dejes de escribirme un e-mail y trataré de ayudarte en lo que pueda. ¡Mucho ánimo!

  6. […] he hablado en alguna ocasión de la reactividad cruzada que puede surgir cuando hay una alergia alimentaria de base, pero me gustaría ampliar esta información porque considero realmente interesante el saber qué […]

  7. […] con las alergias cruzadas! El 30% de los que manifiestan alergia a las proteínas de la leche de vaca también puede […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *