Doctora Iballa García: “Es fundamental que en las maternidades se evite ese primer biberón”

Con el post que hoy os traigo inauguro una nueva sección en mi blog en la que compartiré con vosotros un ciclo de entrevistas con personas relacionadas con el mundo de las alergias alimentarias infantiles en general y, más concretamente, con la alergia a la proteína de leche de vaca.

Hoy os presento a Iballa, pediatra con experiencia en neonatología que atiende en una consulta de Atención Primaria en Las Palmas de Gran Canaria. Además de profesional de la medicina, Iballa es también mamá  de 2 niños de 3 años y 6 meses de edad, ambos con alergia a la proteína de leche de vaca y a otros alimentos. Esta madre, que ya nos contó su dura (y a la vez esperanzadora) historia en este post, nos hablará de cómo vive un médico la severa alergia alimentaria de sus hijos.

  ¿Qué sentiste ante el diagnóstico inicial de APLV de tus hijos? ¿Partiste con ventaja al ser médico y conocer el tema sobradamente? 

En nuestro caso particular costó llegar al diagnóstico ya que los casos de alergia/intolerancia a las proteínas de la leche de vaca cuando el niño está con lactancia materna exclusiva son muy raros (aunque cada vez menos, la verdad). Tengo que reconocer que yo como pediatra no había visto ningún caso como el mío. La verdad es que lo pasé muy mal. Una pediatra amiga mía a quien consultaba tampoco la diagnosticó al principio. Es verdad que me ayudó mucho y me tranquilizó haciéndome ver que la niña estaba bien, creciendo y contenta, sin su apoyo creo que hubiese sido muchísimo más difícil. Le hicimos pruebas (analíticas, ecografía, cultivo de heces…) y yo que había empezado a informarme y a leer, dejé los lácteos (aunque todos me decían que no podía ser una alergia porque sólo estaba con pecho y además la IgE salió negativa). Pero cuanto más leía y más convencida estaba. Si me preguntas si me sentí poco apoyada tengo que decir que sí. Cuando finalmente la niña mejoró hasta desaparecer  el moco y la sangre en heces esto me confirmó el diagnóstico. El problema es que a las pocas semanas empezó otra vez la sintomatología. Fue muy duro porque fui yo la que tras informarme con artículos médicos que yo misma buscaba en Internet (en la base médica PubMed), fui retirando los alimentos en cuestión. La familia tampoco entendía la dieta que yo estaba haciendo y que si mi leche le hacía daño, ¿por qué no se la dejaba de dar?.

Cuando la niña llevaba varios meses bien hice una prueba de provocación comiendo yo un poco de queso y a las 24 horas reapareció la sintomatología. Yo creo que muchas veces los médicos andan un poco perdidos con estos temas. Si yo no hubiese investigado por mi cuenta, el final habría sido otro, estoy segura.

  1. ¿Qué porcentaje de niños tienes en tu consulta con alergias alimentarias en general? ¿Y con APLV en particular? ¿Cuántos nuevos casos diagnosticas cada año?

Estos datos son aproximados pero tendré entre 15 y 20 sobre un total de 1200 niños que trato. Casos como el mío conozco 2 más aquí en Canarias pero cada vez hay más (hay varias consultas en el Foro de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría con este problema). En mi consulta tengo varios pacientes con APLV, dos de ellos lo son también al huevo. Tengo dos en concreto que hacen anafilaxia ante el mínimo contacto con la leche. También tengo pacientes con alergia al pescado, a algunas frutas, a frutos secos… El caso de las APLV IgE negativos es más numeroso, pero no sé decirte el porcentaje real. Cada vez hay más.

¿Qué protocolo sigues ante un diagnóstico de APLV? ¿Qué aconsejas a esos padres?

Yo desde que sospecho que pueda haber una alergia/intolerancia, retiro la leche. Si está con lactancia materna y los síntomas se dan al introducir algún biberón, explico que no debe darle más. Si está con lactancia materna exclusiva y el bebé presenta algún síntoma indico a la madre que debe suspender todo lo que contenga proteína láctea si quiere seguir con la lactancia materna. Si los síntomas me sugieren una reacción IgE mediada, solicito las pruebas sobre la marcha (IgE específica, de ser positiva, derivo a Alergia para realización de las pruebas cutáneas). Desgraciadamente, la consulta con Alergología y las pruebas cutáneas tienen mucha lista de espera en mi comunidad. En el caso de las reacciones no IgE mediadas, la sintomatología no es tan clara pero actúo del mismo modo salvo que no solicito la analítica de inmediato si sospecho que va a ser negativa. Retiro la leche pero espero al año para realizar las pruebas.

Una vez confirmado el diagnóstico, remito a los padres a informarse en la Asociación Española de Alérgicos a los Alimentos y al Látex (www.aepnaa.orgy en la Sociedad Española de Inmunología y Alergia (www.seicap.es).

 

¿Por qué se tarda tantísimo tiempo en diagnosticar las alergias alimentarias o no se plantean como primera opción ante un cuadro de sintomatología típica?

En ocasiones el disgnóstico está claro (cuando tienen reacción cutánea aguda tras la ingesta, por ejemplo), pero muchas veces se presenta con síntomas que pueden darlo otras enfermedades. Los vómitos o reflujo severo pueden confundir y hacer que se demore el diagnóstivo. Cuando la reacción no es mediada por IgE, todavía se dificulta más (diarrea crónica, heces mucosas, cólicos importantes…), muchos bebés tienen alguno de estos síntomas durante los primeros meses de vida

 

¿Cuál crees que es el motivo principal por el que aparece la APLV?

Cada vez es más frecuente la enfermedad alérgica en los países desarrollados. En concreto la APLV es la alergia alimentaria más frecuente en menores de un año porque es lo primero que ingieren (si se da leche artificial). Me parece fundamental que en las maternidades se evite ese primer biberón que puede hacer que el niño se sensibilice ante una introducción posterior de la leche de fórmula. Además hay más probabilidades de desarrollarla si en la familia hay enfermedad atópica (padres y hermanos).

13 Responses so far.

  1. Lola dice:

    Una entrevista muy interesante,ya que además de ser madre de 2 niños on APLV,es pediatra y nos muestra la enfermedad desde el otro lado,y creo que nos muestra que hay mucho desconocimiento por parte de los médicos para diagnosticarla. ES IMPORTANTÍSIMO EVITAR LOS BIBERONES EN LOS HOSPITALES. Cuando digo que mi hijo se hizo alérgico por un par de biberones que le dieron en neonatos,todos me dicen que no está comprobado,pero a mi no me cabe la menor duda.

    • Silvia dice:

      Hola Lola, ¡bienvenida a mi blog y gracias por comentar!
      Mi hijo también fue de los que tomó biberón en el hospital y tengo clarísimo que eso fue lo que le propició su alergia. Espero que se empiece a tomar conciencia del tema.
      Saludos!

  2. Mª José dice:

    ¡Hola!
    Interesante entrevista.
    A mi hijo mayor (4 años) le dieron biberones tras mi cesárea y es alérgico a la leche.
    Cuando me hicieron la segunda cesárea mi marido tuvo que ir tres veces a prohibir que le diesen cualquier alimento. Las enfermeras se enfadaron bastante porque no querían estar con un niño que lloraba. Al final se solucionó llevándomelo a la habitación. En seguida cogió el pecho y, de momento, no tiene ninguna alergia conocida.
    Un saludo y muchas gracias por tu blog, soy una fiel seguidora.

    • Silvia dice:

      Hola Mª José, ¡bienvenida a mi blog y gracias por leerme y opinar!
      Quizá lo que nos pasó sean meras casualidades pero lo que no cabe duda es que el dato está ahí y en tu caso tomaste buena nota de ello para no caer en lo mismo con tu segundo hijo y parece que de momento todo marcha sobre ruedas. ¡Me alegro mucho!

  3. elena dice:

    Que hable un profesional de la salud como ella lo hace, del desconocimiento entre sus compañeros y lo sola que se sintió ante este problema es muy valiente. Yo también tuve que pelear para que en el hospital en el que nació mi hijo respetaran las decisiones que su padre y yo tomamos respecto a los cuidados e intervención medico tanto con el bebe como conmigo, entre ellos que lo dejaran las 24 horas conmigo y no le dieran biberón .

    • Silvia dice:

      Hola Elena, gracias por tu testimonio. Es realmente duro lo que cuentas. ¡Se debería no sólo respetar la decisión de unos padres sino además asesorar adecuadamente e informar de pros y contras de optar por dar el biberón en el hospital, y eso no se suele decir…

  4. Mariavi Moreno dice:

    Hola a todos. Lo primero es felicitarte por tu estupenda labor en este blog. Ojalá lo hubiera tenido cuando hace casi 9 años intentamos buscar una explicación al “malestar” de mi hijo.
    Me parece genial la idea del menú semanal, los post con las novedades, y esta entrevista nos ayuda a comprender que no estamos solas.
    Mi hijo fue de los “pocos” que presentó sintomatología durante la lactancia materna. De hecho, estando todavía ingresados tuvieron que llevárselo a pediatría por los vómitos recurrentes estando sólo con LM…Ha pasado mucho tiempo desde eso, pero lo recuerdo como si fuera ayer. Todo son experiencias de las que se aprende algo tanto positivo como mejorable, por eso, si me necesitaís aquí estoy.
    Gracias otra vez Silvia.

    • Silvia dice:

      Ufff! Qué terrible Mariavi! Nunca había escuchado una historia similar. Sï conocía de niños que sólo con LM habían desarrollado APLV pero ésta se había manifestado tras dejar el pecho o tras una lactancia prolongada. D
      Muchísimo ánimo y me alegra que de todo se saque el lado positivo y, sobre todo, sirva para ayudar.
      Si deseas contar tu historia más en profundidad sólo tienes que mandarme un mail a mimenusinleche@gmail.com con un texto de más o menos media página/una página y lo publicaré en la sección de testimonios.
      Un saludo!

  5. Adrián dice:

    Acabo de descubrir tu blog, Silvia. Y esta entrevista y el post que tienes enlazado de la misma pediatra es un rayo de luz. A nuestra peque le pasa exactamente lo mismo. Cacas verdes, con mucosidad e hilillos de sangre. Tras buscar por internet mi mujer ha decidido quitarse todos los lácteos de su dieta porque en el pediatra no le daban demasiada importancia pero para los padres es un calvario y un dolor de cabeza continuo. De momento parece que gracias a eso va mejor. Gracias por estos contenidos 😉

    • Silvia dice:

      Hola Adrián!
      Gracias por leerme y me alegro que te resulte interesante lo que publico. Es una verdadera lástima que tengamos que ser los padres quienes busquemos en Internet lo que les ocurre a nuestros hijos porque los pediatras no ven el problema o restan importancia con comentarios como “es normal”, “son cólicos del lactante, “los padres primerizos sois muy alarmistas”… y un largo etcétera de cosas que yo también tuve que oír antes de que mi hijo fuera por fin diagnosticado.
      Muchísima suerte con todo y si necesitas cualquier cosa ya sabes donde estamos
      Saludos!

  6. María Luisa dice:

    LLevo casi 7 años que tiene mi hija pequeña perguntandome ¿Que hice en el embarazo para que me naciera con tantas alergias? ( proteína de leche animal, huevo (hace 2 años que se le quitó), todo tipo de pescados, mariscos y al cacahuete. Gracias a esta entrevista ya lo se, a mi hija cuando nació le dieron un biberon en cuanto nos subieron a la habitación porque lloraba y antes de una hora lo vomitó, me dijeron que no me preocupara que era normal. Le di el pecho un año y todo ese tiempo la niña echaba buches continuamente, según la pediatra la niña tenía reflujo y le mando una medicina y que yo tomara leche de soja, no sirvio para nada, la niña siguio con el reflujo. Al año le retiré el pecho, aun no sabia que tenia las alergias, y en eses proceso le daba leche de farmacia que vomitaba a presión, y tenia dificultad respiratoria. Cuando la niña empezo a bajar peso de una manera muy preocupante mas mi insistencia fue cuando la pediatra le realizo las pruebas de alergia. No se si ahora los pediatras estan mas preparados en estos temas pero yo lo pase muy mal, no había información concreta, como por ejemplo que muchos embutidos tiene leche, galletas, salchichas, pan de molde etc. Tengo otra hija de 14 años sin ningun tipo de alergias, cuando nacio no le dieron biberon. En los dos embarazos hice lo mismo,mas o menos, comer sano (frutas, verduras, carnes blancas y poca rojas, pescados, a partir del 6 mes de embarazo pescado azul, nada de mariscos etc, hacer algo de ejercicio como caminar, natación, evitar fritos y comer fuera de casa. La familia tanto del padre de mis hijas como en la mia nadie tiene alergias alimentarias. Los primeros años fue muy duro, hoy en dia ya lo tenemos controlado pero lo suyo a costado. Muchos animos a las mamas y papas que tienen hijos con estas características, gracias.

    • Silvia dice:

      Siento mucho por todo lo que tuviste que pasar pero no debemos culparnos en ningún momento de las alergias de nuestros hijos porque influyen un montón de factores externos y otros propios del ADN. El biberón “fantasma” de las maternidades parece predisponer a la aparición de APLV pero también otros factores como la forma de nacimiento, el uso de medicinas en los primeros meses de vida del bebé, la prematuridad, la carga genética que tenga el bebé (padre, madre o ambos progenitores asmáticos o alérgicos), el entorno donde se críe el bebé… En fin, que son muchísimos factores los que influyen y que no siempre podemos controlar.
      Me alegro que al menos ya esté todo controlado. Ahora sólo queda cruzar dedos y dejar pasar el tiempo para que las alergias vayan desapareciendo o al menos mitigándose.
      ¡Suerte!

  7. Gracias por todo lo que me esplicaron la verdad yo también estoy muy trizte pues mi bebe de dos meses presenta muchos cólicos y gaces apenas prueba mi leche y el pediatra me le envió leche de fórmula porque no tolera mi leche la fórmula que le dieron fue la cómfor aunque en este caso yo fúy. La que le di el biberón a mi bebe pues no me bajaba leche los primeros días y me deje creer de mi mama para darle leche de fórmula aunque voy a comenzar con mi dieta a ver sí mi bebe se mejora gracias por los consejos

Responder a Lola Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *