Los efectos negativos de las trazas

trazas

Estas vacaciones hemos bajado la guardia y cuando mi niño enfermó por culpa de las dichosas trazas me sentí tremendamente culpable. Hasta entonces he cuidado mucho su alimentación y leído con detalle las etiquetas de cada nuevo producto que consumía. Nada de trazas. Tengo clarísimo el daño que la contaminación cruzada puede hacer en las personas alérgicas. Y me sentía tranquila de ver cómo, desde el diagnóstico de su alergia, mi nene jamás se había puesto malito por este motivo.

Pero las vacaciones, el salir a comer y a cenar fuera todos los días y el sentarse en decenas de restaurantes ha echado por tierra todo el laborioso trabajo que habíamos hecho en casa en todo este tiempo. A pesar de asegurarme que el menú que le pedía a mi hijo no llevaba leche (pizza sin mozzarela en la base, pasta sin queso, empanados y rebozados sin leche…) he pasado por alto el tema de las trazas pensando que no le afectarían (“por una vez no va a pasar nada” – me decía) pero sí le afectaron y todavía sigue coleando.

A los quince días de comenzar nuestras vacaciones mi peque comenzó a quejarse de dolor abdominal. Le dolía, lloriqueaba e incluso se quedaba paralizado y pálido cuando el dolor le entraba de golpe. Después llegó la falta de apetito y la diarrea. Al principio pensé que se trataría de una gastroenteritis vírica pero tras dos semanas con episodios intermitentes de deposiciones blandas y dolor abdominal que viene y va me inclino a pensar que su intestino está dañado por culpa de las trazas.

Además, hay dos signos típicos del daño que las trazas pueden hacer al organismo que acompañan estos episodios y es una fuerte irritación en el culete por culpa del elevado PH de las heces y cacas recubiertas de moco intestinal.

Sin duda las trazas pueden hacer mucho mal y lo peor es que éste tarda tiempo en repararse. No cabe duda de que comer fuera de casa de forma continuada no le ha ido bien y ahora toca esperar a que sus paredes intestinales se vayan poco a poco recuperando de las “heridas” que las trazas hayan podido causarle.

Post Tagged with ,

5 Responses so far.

  1. Elvira dice:

    Que interesante Silvia, y si pues, a mí también me pasó, y la verdad despues de lograr tanto que nuestro hijo recaiga es una preocupación enorme. Gracias por tus alcances, es una gran ayuda.

  2. Isabel dice:

    A mi me ha pasado lo mismo, mi pequeño de 15 meses es alérgico no mediado por IGE a la proteína de leche y tanto la alergóloga como el digestivo me dijeron que podía darle trazas, que observara su reacción.
    Justo ayer comió gusanitos de Risi y hoy ha hecho una deposición mal y lloriquea de vez en cuando.
    Esto es un asco.
    A partir de hoy vuelvo a negarme a darle trazas!

  3. Claudia dice:

    Hola que son las trasas

    • Silvia dice:

      En el blog lo comento en varias ocasiones. Si utilizas el buscador interno y pones la palabra “Trazas” verás los artículos en donde hablo sobre el tema.

Responder a Isabel Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *