Segunda prueba de provocación oral: cuando las cosas no salen como esperabas

provocación oralLa semana pasada, como comenté en este post, nos enfrentamos a la segunda prueba de provocación oral. Para los que no habéis pasado nunca por una explico en qué consiste  en este post  pero hoy me centraré en hablaros de nuestra experiencia y de los resultados que obtuvimos.
Para empezar he de decir que encontré cambios sustanciales con respecto a la primera prueba que nos hicieron cuando mi hijo tenía 8 meses:
  • Esta segunda prueba se la hicieron en el hospital de día, cerca del módulo de urgencias, mientras que la primera vez fue en el módulo de consultas externas y ya comenté en este post lo interminable que se me hizo el camino a urgencias cuando tuvieron que trasladar a mi hijo tras la reacción que tuvo.
  • Esta vez la prueba era en grupo. Había cuatro niños más aparte del mío, todos ellos mucho más pequeños que mi hijo (el mayor tenía 11 meses frente a los casi 3 años de mi hijo).
  • Esta vez se le dio a tolerar 140 ml de leche repartidos en varias tomas mientras que la primera vez tuvo que tomar un biberón de 300 ml. La enfermera me explicó que se había decidido bajar la dosis de leche ofrecer porque muchos niños vomitaban sin llegar a tener claro si lo hacía por “empacho” o por reacción alérgica.
Nada más llegar le hicieron un prick y un control de peso. El último era del mes de octubre del año pasado y los médicos temían que en este tiempo se hubiera sensibilizado, pero las pruebas cutáneas salieron negativas, como siempre, por ello se procedió a realizar la provocación oral.

La ingesta de los 140 ml de leche tuvo lugar en 4 tomas, con intervalos de entre 10-30 minutos entre cada una de ellas.

Tras la tercera toma comencé a apreciar unos sutiles surcos morados bajo los ojos de mi hijo, unas ojeras muy características que se le formaban cuando era bebé y aún no habíamos dado con su problema. Sin embargo, ni mi marido que me acompañaba ni el personal sanitario apreciaban lo mismo que yo, ¿serían paranoias mías?. Tras terminar la última toma se produjo el primer vómito. Fue una bocanada nada más aunque a mí ya me puso en alerta pues mi hijo no acostumbra a eructar con bocanada cuando termina de comer. Aunque es cierto que mi peque no paró de jugar y de interactuar con otros niños en las 4 horas que estuvimos en la sala, algo me decía que la prueba no estaba saliendo bien. A los continuos gases se sucedieron episodios más o menos largos de hipo y algo de irritabilidad y cansancio.
Tras pasar toda la mañana en el hospital acabaron dándonos el alta con las pautas que debíamos seguir a partir de ese momento desde casa: 1 vaso de leche de vaca al día durante una semana para pasar a 2 vasos en la segunda semana y la introducción de otros productos lácteos al mes exacto.
Pero las indicaciones médicas quedaron en agua de borrajas pues nada más llegar a casa mi niño comenzó a quejarse de dolor de garganta. Se llevaba las manos al cuello y decía que tenía “algo”, y tosía y daba arcadas en seco para tratar de eliminarlo. Tras quince minutos de interminables arcadas ocurrió el vómito en propulsión por boca y nariz, igual que cuando era bebé.
Vomitó todo lo que tenía en el estómago y dados sus antecedentes de brusca deshidratación decidimos llevarle de inmediato al hospital.
Por suerte, allí toleró bien el suero bebido y no necesitaron inyectárselo pero los dolores de tripa y el malestar continuaron durante todo el día siguiente. Así pues, y a falta de la valoración final por parte de la gastroenteróloga que está llevando su caso, está más que claro que mi hijo continúa con su alergia a la proteína de leche de vaca. Es cierto que con la edad que tiene ya forma parte de un porcentaje más que ínfimo de niños alérgicos pues, como he dicho en varias ocasiones, esta alergia suele desaparecer en el primer año de vida.
Desconozco qué nos dirá la doctora cuando tengamos consulta pero si algo tengo clarísimo tras la nefasta experiencia de esta segunda vez es que no volveré a hacer pasar a mi hijo por algo así nunca más.

15 Responses so far.

  1. Anonymous dice:

    hola, ya lo siento, nosotras tenemos que ir el 4 de julio y tengo clarísimo que no le voy a hacer ninguna provocación, a mi hija de dos años y medio cuando alguien le da un beso después de haber bebido leche le salen granitos en la cara así que estoy segurísima de que no se le ha pasado. Lo que comentas de que estuvo todo el rato jugando es normal, a mi hija cuando algo le da alergia que empieza con los síntomas respiratorios, lo primero que le noto es que se hiperactiva, no para, quien no la conoce lo ve normal incluso no le da importancia pero por mi experiencia seguidamente viene la falta respiratoria, vómitos, ….., por cierto lo de las ojeras a la mía también le pasa y se le agudiza cuando le doy estilsona, se le queda la cara pálida y se le marcan mucho las ojeras, pero claro, eso tampoco lo nota nadie solo yo, otra mamá paranoica….
    Lo dicho, no pasa nada porque se puede vivir perfectamente sin tomar proteina de vaca, hay otras cosas peores, así que mucha fuerza y ánimo.
    Un fuerte abrazo.
    Aurora

  2. silvia dice:

    siento lo de tu niño ,al mio le paso lo mismo en febrero y se acabo ,no se lo hago mas, lo pase fatal fatal,y todos me dicen que le haga,que con el tiempo me alegrare, pero ya hemos sufrido bastante, un beso

  3. Suu dice:

    Silvia, lo siento muchísimo. En nuestro caso fue bien, pero mi hijo pasó de una pequeñísima alergia a la proteía de la leche o una “posible” intolerancia que creo que ha superado.

    Entiendo que después de dos malas experiencias no pienses en una tercera.

    Besitos y mucho ánimo!!!

  4. Ay reina, como me acordé ayer de ti. El lunes estuvimos en la digestivo, dijo que teníamos que empezar con la leche normal poco a poco mezclada. Ayer para desayunar empezamos. Le eche un pelín y el resto sin lactosa. A media mañana sin venir a cuento echó una bocanada de leche. No he vuelto a darsela. Mi madre me dice que no se la de mas, que siga dandosela sin lactosa que no pasa nada. Y lo mismo le hago caso. Tengo toda la semana para pensarlo porque en la guarde no he dicho nada y continuan dandosela sin lactosa.

  5. Silvia, que tristerza me da cuando los niños deben pasar por esto, una que siempre trata de apartar de ellos todo sufrimiento.
    Queda esperar otro tiempo más. Todo irá mejor.
    Saludos a tu precioso hijo, un abrazo para ti.

  6. Hola guapa, ya te puse por mail lo que lo sentía.
    Entiendo tu negativa a provocar de nuevo, han sido dos episodios muy muy duros.
    Te mando un besazo enorme,
    Bárbara

  7. Iratxe dice:

    La doctora que ve desde hace un par de años a mis hijos me explicó que no todos los niños alérgicos son candidatos a hacer la prueba, que hay que reunir una serie de condiciones y eso me dio mucha tranquilidad. Me imagino por lo que pasasteis, a nosotros nos pasó lo mismo con la prueba del huevo… Mucho ánimo. Un beso,

    http://www.cocinaamiga.com

  8. Yo tampoco pasaría por eso una tercera vez, ver sufrir a los pequeños es algo terrible.

    Muchos ánimos!

  9. […] una duda sobre la alimentación de mi hijo que el otro día me sembró su pediatra. A raíz de su última provocación, la pediatra me manifestó sus preocupaciones porque mi niño pudiera estar falto de calcio y […]

  10. […] padres! Esta alergia se cura en un porcentaje altísimo de los casos. El mes que viene tengo la prueba de provocación con mi hijo. Mentiría si dijera que no estoy aterrada, confusa, aturdida… No sé si quiero que […]

  11. Silvia dice:

    Muchas gracias a todos por vuestros ánimos, por vuestros mensajes (llamadas, mails, tweets…) de apoyo antes y después de la prueba. Es un lujo contar con gente para estos durillos momentos.

  12. […] Gracias a todos los que me estáis animando y mandando vuestras energías positivas. El viernes prometo volver con novedades. […]

  13. PilarH dice:

    Hola, os cuento mi caso, porque la verdad es que estoy bastante perdida. A mi bebe le diagnosticaron intolerancia a la proteína de la leche con 2 meses clavados. Tras 2 bibis de leche de fórmula se puso colorado colorado y ale PA urgencias. A partir de ese momento eliminaron de su dieta de. La mía la leche. Su pediatra nos derivo a alergologia en el RYC. Le hicieron prueba cutánea, negativa, análisis de sangre, negativo, le pusieron un parche en la espalda, negativo, le hicieron más pruebas cutáneas, negativas, y el pasado día 2 de diciembre (con 9 meses y medio) le hicieron el test de provocación, también negativo. Me dijo la doctora que comenzará a darle al menos 1 toma al día de leche normal. Todo perfecto, pero a los 4 días ha empezado a hacer unas cacas rarísimas súper pastosas y enormes. Le doy vueltas y no se sí serán los dientes ( todavía no han salido los de arriba) aunque me parecen enormes, o si el cambio (bibi de 270 en la noche) todavía lo nota…. no se. ¿qué opináis?

    • Silvia dice:

      Puff… Yo no sabría que decirte Pilar pero si tiene pruebas de alergia hechas y son negativas no deberías preocuparte. Si sigue igual quizá habría que valorar una intolerancia a la lactosa… Ll has consultado con el pediatra?

      • Viviana dice:

        Hola, mi hija tambien es APLV desde el mes de vida. Hoy al año 3 meses le estan haciendo la prueba de provocacion, que se trata de agregar 30 ml de leche de vaca a su toma normal (270cc), diariamente. Ayer ya completamos la primera toma, luego de 9 dias. Faltan 2 mas (18 dias). Gracias a dios todo ha salido bien, aunque ayer comenzo con un poco de diarrea que esperamos sea por algo que comio o bien un virus..tenemos que observarla hasta 4 dias mas, si sigue asi debemos suspender la prueba hasta nuevo aviso. Ojala todo salga bien… Saludos desde Chile Silvia y gracias por el Blog!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *