Tag Archives: Alergia en adultos

No es ninguna novedad escuchar que el número de alérgicos –especialmente niños- crece cada año en los países industrializados. Los medios de comunicación y las Asociaciones de Alérgicos nos informan de este preocupante incremento en las cifras.

El alergólogo de mi hijo siempre me dice que las alergias son uno de los principales males del primer mundo. Pero, ¿por qué ese incremento en el mundo industrializado mientras que en los países emergentes las cifras permanecen no sólo bajas sino estables?

Parece ser que uno de los principales motivos es la llamada “teoría de la higiene” que cada vez cobra más fuerza entre profesionales y alergólogos. Los padres tendemos a sobreproteger en exceso a nuestros hijos, esterilizando continuamente sus cosas, bañándoles diariamente y evitando que entren en contacto con los gérmenes del medioambiente. Esto hace que el sistema inmune de los niños se vea alterado y generen respuestas inmunes exageradas frente a antígenos normales que, para la gran mayoría de la gente, son inocuos.

Los pediatras ya no recomiendan esterilizar los biberones y chupetes de los bebés, ni si quiera de los recién nacidos. Basta con lavarlo bien con agua y jabón después de cada uso. Tampoco suelen ser partidarios de bañar a los bebés diariamente y si se quiere hacer para ayudarles a establecer una rutina y relajarles es mejor hacerlo sólo con agua o con un chorrito de aceite disuelto en el agua. Agua y jabón sólo para la higiene diaria del pañal y dos o tres veces por semana para el resto del cuerpo.

Obviamente la “teoría de la higiene”, así como otros factores que ahora detallaré, afectan sobre todo a las personas que tienen alguna predisposición alérgica. Quiere esto decir que aun teniendo cierta predisposición genética, si el individuo no se expone a factores externos de riesgo, podría no llegar nunca a desarrollar una alergia.

Otros factores que predisponen a padecer alergias

  • Contaminación. Parece estar más que demostrado que los niños criados en la ciudad generan más alergias que aquellos que se crían en el campo y están en continuo contacto con microorganismos del medioambiente.
  • La exposición temprana al alérgeno parece ser  un factor protector de la aparición de alergias. Así por ejemplo, los niños criados con animales desarrollan menos alergias al epitelio de éstos que aquellos niños que no conviven con ellos.
  • También el hecho de fumar durante el embarazo o ser fumadora pasiva predispone al bebé a desarrollar alergias.
  • Otro factor de riesgo es la falta de ventilación de las casas  y edificios (mal llamados) inteligentes. El tener la calefacción muy elevada en invierno y el aire acondicionado puesto en los meses calurosos hace que tendamos a ventilar poco y mal las casas. Las ventanas prácticamente no se abren y en muchos edificios de oficinas ni siquiera se diseñan. La concentración de ácaros y hongos en estos casos eleva los riesgos de alergia.

Como veis, la combinación de factores es inmensa y evitando la exposición de factores ambientales de riesgo en individuos genéticamente predispuestos podríamos reducir la tasa de alergias. Pero, ¿lo veis realmente posible?