Tag Archives: Colegio/Guardería

Hace ya un par de meses que comenzó el curso escolar y aunque es más que probable que todas las familias con niños alérgicos alimentarios ya hayan informado detalladamente al colegio y éste haya tomado buena nota, creo que nunca es tarde para compartir una serie de consejos que a mí me han funcionado bastante bien.

Este artículo lo escribí hace dos años para la revista Crianza con Apego y hoy lo retomo para compartirlo con todos vosotros.

Quienes tenemos niños pequeños con alergias alimentarias, el inicio del curso escolar nos supone un auténtico quebradero de cabeza. No siempre en los colegios hay un amplio conocimiento sobre el tema y en ocasiones nos vemos obligados a dejar a nuestro hijos al cuidado de profesores y personal que no conoce la diferencia entre intolerancia y alergia, no sabría actuar ante un shock anafiláctico o no es capaz de aplicar unas medidas básicas de seguridad y prevención a la hora de tratar con estos niños.

Desde que mi hijo comenzó el colegio han sido muchas las reuniones que he mantenido con profesores, director y personal del comedor por problemas y percances que su condición alérgica nos ha provocado. Y es que, en mi opinión, la etapa de los 3 a los 6 años –o antes, si los llevamos a la guardería- es la más crítica y la que más ansiedad genera a los padres porque los niños son aún muy pequeños, les cuesta expresarse y algunos no tienen suficientemente interiorizada su alergia como para rechazar alimentos o actuar por sí solos ante determinadas situaciones.

Cuando diagnosticaron a mi hijo su alergia me enfurecía el desconocimiento general de la gente que nos rodeaba y, sobre todo, lo que yo consideraba era una absoluta falta de conciencia social. Con el tiempo me he dado cuenta de que mucha de esa falta de conciencia se debe, sobre todo, a la confusión e ideas preconcebidas que las alergias alimentarias generan en la gente y que sólo las familias de niños alérgicos podemos cambiar.

¿Qué hacer si tu hijo alérgico comienza por primera vez el colegio o guardería?

Los niños de 3 añitos –máxime aun si son menores- pueden tener dificultades a la hora de expresar el tipo de alergia que tienen. Muchos no dominan aún el lenguaje y en lo relativo a su alergia es frecuente que no sepan con detalle cómo les puede afectar la ingesta accidental de un alimento concreto o cómo deben actuar ante una determinada situación. Por eso, como padres, está en nuestras manos informar correctamente a quienes van a hacerse cargo de nuestros hijos.

Si tu peque alérgico comienza el curso por primera vez, estos son los consejos que te doy como madre que ha pasado por lo mismo:

Informar con claridad

  • Intenta concertar una reunión con el tutor de tu hijo y con el director del centro antes de que comience el curso. Infórmales con lenguaje llano y accesible (cuando no eres conocedor del tema ciertos términos y expresiones pueden sonar confusos) sobre el tipo de alergia que tiene tu pequeño, si necesita medicación, cuándo y cómo aplicarla y qué medidas de seguridad preventivas deben tener con él.
  • Es fundamental que aportes un informe médico. Pide a tu pediatra que detalle cualquier aspecto que considere de interés, incluso aquellos que pueden parecer obvios pero que realmente no lo son para quienes no conocen de cerca las alergias alimentarias (Por ejemplo, en el caso de los APLV conviene destacar que el alérgico no sólo no puede consumir leche de vaca sino tampoco productos que lleven lactosa ni estén elaborados con leche de otros animales como cabra, oveja, búfala…). Es conveniente, además, que renueves el informe médico con cierta periodicidad por lo que te recomiendo que pidas a tu pediatra o especialista una actualización en cada visita que hagas. De este modo cualquier variación en el desarrollo de la alergia de tu hijo quedará reflejada – y el colegio lo sabrá de inmediato- y si no hubiera modificaciones, una actualización en la fecha siempre viene bien.
  • Asegúrate de que a todas las personas que estarán a cargo de tu hijo a lo largo del curso (profesores, tutores, auxiliares, personal de comedor…) les ha quedado claro el tipo de alergia que tiene y si ves a alguien dubitativo o confuso vuelve a aclararle la información. Desde mi humilde opinión, es preferible pecar de “pesados” que dejar algo a la interpretación de quien va a ocuparse de tu pequeño. Recuerda que hablamos de su salud.

Conocer el protocolo de actuación

  • Infórmate bien de cómo procede el colegio con los alumnos alérgicos a la hora de comer. Es importante saber si el centro tiene cocina propia o si encarga el menú a un catering externo; si conocen las medidas de seguridad alimentaria; cómo identifican y ubican a los alérgicos… Cuanta más información tengas sobre este momento, más tranquilo te sentirás y si algo no te convence dilo y propón alternativas.

Apoyo y diálogo

  • Si perteneces a alguna asociación de alérgicos alimentarios, te recomiendo que te apoyes en ella. Te darán todo tipo de información acerca de reglamentaciones en vigor, retirada de alimentos en los que se hayan detectado trazas de alérgenos, pautas a la hora de enfocar cualquier problema que pudiera surgir con el colegio… Además, muchas asociaciones imparten charlas informativas en los centros educativos por lo que, si en un momento dado lo consideras de interés, podrías convocar una reunión entre la asociación y tu colegio.
  • Habla con tu hijo de forma natural y positiva sobre su condición alérgica. Cuanto antes interiorice su alergia, aprenda a convivir con ella y sea consciente del riesgo que puede suponer para su salud, mejor será para todos. Por muy pequeño que le veas, te resultará asombroso comprobar su madurez y entendimiento con respecto a este tema y más tranquilidad y seguridad tendrás cuando salga del ámbito familiar.

Y vosotros, ¿añadirías algún consejo más para que no tengamos sobresaltos en este curso académico?