Tag Archives: Comer fuera de casa

tumblr_m5cqva52m21r3x8x3o1_1280

La pasada semana me hacía eco en Facebook de una denuncia que ya había leído hacía tiempo pero que no quería dejar pasar: la de una familia con un niño celiaco que no había recibido el trato respetuoso y adecuado a su situación especial cuando quisieron ir a comer a un restaurante de la cadena Muerde la Pasta.

Me indigné mucho leyendo la situación por la que tuvo que pasar esta familia pero, por desgracia, no me sorprendió pues nosotros pasamos por algo similar en otro restaurante.

Decidimos ir a comer a la cafetería de El Corte Inglés. Optamos por pedir al niño el menú infantil a pesar de que la experiencia me dice que los menús infantiles de los restaurantes quedan tan reducidos después de eliminar los platos que no puede tomar que no merece mucho la pena ceñirse a ellos y casi es mejor que coman del plato de los adultos, pero aún así probamos suerte.

No recuerdo exactamente que opciones ofrecían como primeros y segundos, pero sí recuerdo que tras el descarte de platos que llevaban leche nos quedaron tan sólo tres: pasta, arroz blanco y pollo. Al final optamos por el arroz blanco con huevo frito y tomate descartando la pasta (porque no supieron decirnos si se cocía en agua con aceite o con mantequilla) y los nuggets de pollo porque no eran caseros y el camarero tampoco pudo asegurarnos la ausencia de leche o trazas.

Hasta ahí todo fue según lo esperado pero cuando llegamos al postre el tema se complicó. Estas eran las opciones de la carta:

  • Bola de helado
  • Tortita con nata
  • Smoothie de fruta
  • Batido
  • Danonino

El camarero no supo decirme si el Smoothie llevaba leche o trazas y el resto de opciones quedaban obviamente descartadas. Le pedí cambiarlo por otro postre de la carta que fuera adecuado a la alergia de mi hijo pero su respuesta fue negativa. Tampoco quisieron sustituirlo por una simple taza de café para mí (seguro que mucho más rentable para ellos económicamente que un postre). Expliqué reiteradamente que el tema del cambio del postre no era por un capricho sino por una necesidad de salud pero su respuesta era siempre la misma.

Al cabo de un rato, después de mucho insistir y de ver que mi enfado iba en aumento acabaron trayéndome de mala gana un vaso de zumo de naranja. Es cierto que al final hubo una opción pero lo terrible de todo este episodio es que prácticamente tuviera que mendigar por un derecho que considero que teníamos como clientes: pago un precio por un menú y si por necesidades de salud, mi hijo no puede consumir ninguna de las opciones que le dan, lo lógico es que ofrezcan una  alternativa (o descontar del precio final la parte proporcional) y no imponerme una única opción y después de pelear mucho por ella.

Así que, por desgracia, leyendo el caso de Muerde la Pasta me di cuenta de que este tipo de actuaciones son más habituales de lo que todos creemos. Ya no sólo es difícil salir a comer a un restaurante con una persona alérgica y encontrar algún plato apto sino que encima nos ponen impedimentos a cada pasito que vamos avanzando.

mcdonaldsEn contrapartida diré que he ido alguna vez a comer con el peque al Mc Donald’s y si bien no es el menú que más me gusta para ofrecer a un niño, sí que me tranquiliza saber que lo que come no lleva ningún ingrediente lácteo ni trazas que puedan hacerle daño pues tienen a disposición del cliente una lista de alérgenos de todas sus hamburguesas y aseguran que no existe contaminación cruzada pues cada alimento tiene su propia freidora.

Espero que poco a poco, con denuncias como las que muchos ya estamos haciendo, la situación se vaya normalizando y pueda ser una realidad sin riesgo el comer fuera de casa.