Tag Archives: Cosmética para APLV

El pasado mes tuve el honor de entrevistar a la doctora Pilar Cots, alérgóloga conocida por todos gracias a su fantástico blog “No sin mi alergia“. En aquella entrevista estuvimos charlando sobre la APLV, la alergia alimentaria más frecuente en bebés y niños de corta edad.

Hoy os traigo la segunda parte en la que hablamos de alergias, en general.

Agradezco públicamente a Pilar su valiosa aportación y el tiempo que se ha tomado en responder a mis preguntas de forma detallada. Es un lujo poder contar con su testimonio que estoy segura de que ayudará a muchas familias.

Entrevista

Rasgos físicos de las personas alérgicas

Pilar Cots

Dtra Pilar Cots en su consulta

  • Muchos de los peques alérgicos alimentarios que conozco, comparten algunos rasgos físicos tales como: tez clara, “ojeras”, piel muy delicada y reactiva… ¿Es pura casualidad o realmente existen unas características físicas comunes en los niños alérgicos?

Sí que existen unos rasgos físicos determinados en niños “atópicos”. Con frecuencia las madres nos lo manifiestan como “mi hijo siempre tiene mala cara…”. Ser atópico significa tener reacciones excesivas ante sustancias y estímulos ambientales. Es una tendencia a la sensibilización frente a alérgenos comunes (alimentos, animales, etc) en la que existe una predisposición genética, por lo que suele afectar a varios miembros de una misma familia.

Esos rasgos físicos determinados no son muy llamativos ni aparecen todos en todos los niños atópicos, pero sí que solemos encontrar con frecuencia algunos de ellos. Los más frecuentes son:

  • palidez cutánea,
  • ojeras,
  • manchitas blancas en la cara (dartros volante),
  • doble pliegue parpebral (Pliegue de Denni-Morgan),
  • adelgazamiento de la cola de las cejas (signo de Hertogue),
  • pliegue transversal en la nariz (también llamado saludo alérgico),
  • eccema perilabial (queilitis), entre otros.

Todos estos signos conforman lo que nosotros llamamos la facies de un niño atópico. En mi blog escribí un artículo sobre este tema que se llama “Atópica” por si os puede servir de ayuda para conocer estos rasgos físicos con más detenimiento.

Las alergias no mediadas por IgE

  • A veces tengo la sensación de que tanto a nivel social como incluso dentro del ámbito médico, las alergias no mediadas por IgE no son tenidas en cuenta o son catalogadas como un problema “menor”. Hace poco tiempo presencié una conversación en donde la madre de un niño con alergia mediada restaba importancia e infravaloraba las reacciones no mediadas del hijo de una amiga. ¿Merecen ese trato “de segunda” las alergias no mediadas? ¿Por qué son tan poco valoradas? ¿Puede este tipo de alergia ocasionar también reacciones graves que comprometan la vida del paciente?

De forma general cuando una persona habla de alergia a alimentos se suele referir a aquellas en las que la IgE es la responsable; siendo este tipo de reacción la más conocida y la que acostumbramos a ver con más frecuencia en la consulta. Sus síntomas suelen variar desde ronchas (urticaria) hasta cuadros muy severos como es la anafilaxia o el shock anafiláctico, pudiendo llegar a producirse la muerte de la persona afectada. Pero existen también “las otras”, aquellas que son reacciones también inmunológicas aunque no estén mediadas por la IgE.

Estas reacciones no IgE mediadas son menos conocidas pero eso no significa que sean menos importantes ni que sus síntomas sean menos graves. El desconocimiento por parte del colectivo médico hace que su diagnóstico se produzca de forma tardía con el consiguiente deterioro para la salud de la persona afectada. Los síntomas afectan especialmente al aparato digestivo con aparición de dolor tipo cólico, diarreas, vómitos, reflujo e incluso sangrado intestinal. Si no se controla la evolución de este tipo de alergia puede llegar a desencadenar cuadros severos de malabsorción y desnutrición.

Tanto la alergia tipo IgE como no IgE mediada merecen el mismo tipo de respeto como de implicación por parte del médico. Ambas son enfermedades importantes que pueden llegar a desencadenar cuadros graves y que afectan de forma importante a la calidad de vida del niño y de sus familiares.

Productos de aseo y cosmética

  • Existen en el mercado numerosos geles de baño, champús o productos de cosmética y aseo que presumen de estar elaborados con plantas, frutas, leche, frutos secos… ¿Es real la presencia de leche, frambuesas o almendras –por poner solo unos ejemplos- en este tipo de productos? ¿Su uso podría afectar a las personas alérgicas alimentarias?

Actualmente sabemos que los alimentos no solamente pueden hacer reacción en un niño alérgico tras su ingesta, sino que también pueden originar reacciones por inhalación o por contacto directo sobre la piel. En el caso de los cosméticos nos encontramos cada vez más con productos que publicitan la utilización de ingredientes naturales tipo frutos secos, frutas, leche, huevo, cereales, etc. En caso de alergia alimentaria además de no ingerir o inhalar también es importante evitar el contacto con el alérgeno implicado. Las reacciones tras contacto en la piel con el alérgeno responsable pueden variar desde simple picor y eccema hasta cuadros más severos, por lo que debe tenerse muy presente en estos casos.

Aunque los cosméticos están regulados por el reglamento UE 1223/2009 del Parlamento Europeo y existe también un reglamento de Información Alimentaria al consumidor (UE 1169/2011), este último no es aplicable en cosméticos, por lo que no existe la obligación de declararlos en los ingredientes de estos productos.

Los niños con alergia a alimentos deben evitar el contacto con los mismos sea de la forma que sea.

Ley de etiquetado de productos

  • Desde que se aprobara hace dos años la nueva ley de etiquetado de productos ¿crees que las cosas han mejorado para el colectivo alérgico? A tu juicio, ¿qué haría falta para mejorar las cosas?

Como acabo de decir, cuando una persona es diagnosticada de alergia a un alimento debe evitarlo siempre para preservar su salud. Esto que parece sencillo muchas veces se convierte en una pesadilla especialmente para las familias de niños alérgicos. Existe una gran dificultad a la hora de obtener una información completa, veraz, legible y adecuada de la totalidad de los alérgenos presentes entre los ingredientes de un producto. La mayoría de las veces el etiquetado es inexacto escudándose en el ya conocido “puede contener trazas de…”originando un gran temor y mucha inseguridad a la hora de comprar un producto, obligando a convertir a los familiares en verdaderos detectives de lo “seguro”, cuando eso es algo que debería quedar totalmente aclarado en el etiquetado.

Desde que hace dos años se aprobó la ley del etiquetado no quiero decir que no se haya avanzado, claro que sí, ha sido un paso muy importante, pero la realidad es que queda mucho camino todavía por hacer. Entre otras cosas, la aplicación también de esta ley en productos de cosmética como antes os he comentado, facilitar el acceso a la información a través de otros medios como podría ser internet, obligar a la implementación total en sitios de restauración, comedores escolares, hospitales, etc.

También es importante destacar que en nuestro país existe un colectivo de alérgicos muy importantes a frutas y vegetales, alimentos que no están incluidos dentro de los alérgenos de declaración obligatoria, quedando por tanto estas personas muy desprotegidas debido a la falta de información detallada. Por lo tanto, sería importante para un futuro además de hacer cumplir la ley de forma estricta, ampliar y adaptar la lista de alérgenos de declaración obligatoria dependiendo de las circunstancias de cada región o país (por ejemplo: melocotón y manzana en España).

Muchas gracias por la entrevista Silvia. Ha sido un placer poder responder tus preguntas. Espero poder ayudar de alguna manera a comprender mejor este tipo de alergias y, aunque sea con un granito de arena mejorar la calidad de vida de los niños alérgicos y sus familias.

¡Gracias a tí, Pilar!

 

La Dra. Pilar Cots actualmente es Jefe de Alergia del Hospital Ruber Juan Bravo de Madrid.