Tag Archives: Intolerancia al gluten

Hace tiempo que llevo queriendo escribir sobre la enfermedad celiaca, otra de las principales alergias alimentarias que, como ocurre con todas, cuando es diagnosticada vuelve patas arriba la vida familiar.

En este post entrevistaba a Raquel Frisa, Directora Financiera de la tienda online Esto Sí Puedo, y también celiaca. He querido publicar su testimonio para conocer en primera persona qué es la celiaquía y los síntomas que produce.

ghhA los 24 años realicé un viaje de fin de carrera a Cuba donde pasé una gastroenteritis severa. A la vuelta del viaje comencé a tener anemia, perder peso, hinchazón de estómago, vómitos y diarreas constantes. El médico de digestivo me trató durante un año y llegó a la conclusión que mi problema era psicológico (en ese momento yo estaba opositando) y me recomendó comenzar a tomar pastillas para relajarme.

Tuve que dejar de estudiar mi oposición porque después de perder 20 kilos y con una anemia severa, no era capaz ni de levantarme de la cama para poder ir a clase.

Un día después de un año viviendo mi particular infierno, fui al médico de cabecera porque no podía más. Cuando llegué no estaba mi médico habitual, que también me ignoró con toda mi sintomatología, y en su lugar había una doctora suplente. Nada más verme me preguntó si me habían hecho análisis de celiaquía. Como le dije que no, me lo mandó de urgencia y sólo unos días después supe que podía ser celíaca porque me salían unos niveles muy altos de transglutaminasa en la sangre.

Esta misma doctora me envió de vuelta al médico de digestivo para que me hiciera una endoscopia con biopsia.

Finalmente, con los resultados de la biopsia, me pudieron confirmar la celiaquía.

Ante el diagnóstico sentí un gran alivio puesto que me habían llegado a plantear sospechas de enfermedades más graves así que saber que era celíaca era lo mejor que me podía pasar.

Al confirmarme el diagnóstico, el médico me dio una hoja en papel con alimentos con y sin gluten…¡¡no entendía nada!!

Al llegar a casa me puse a investigar por Internet y me compré un par de libros sobre el gluten pero, sin saberlo, no hacía correctamente la dieta exenta. Al principio, por vergüenza, si iba a algún sitio no decía que era celíaca, si me pedía una bocadillo sólo me comía lo de dentro, y nunca preguntaba si el aceite o la plancha donde se hacían las cosas estaba limpia… Eso sí, en cuanto aprendí la importancia de preguntar y ser exigente con los alimentos que consumía y su forma de ser cocinados, noté una mejoría grande en mi salud.

 La Asociación de Celíacos de Madrid me ayudó mucho a entender mi problema, a darme pautas sobre mi dieta y a asumir que a pesar de la enfermedad se puede llevar una vida normal.