Tag Archives: Lactancia con dieta exenta

bebe-llorando

Soy Bibi, madre de un bebé de seis meses con APLV y alergia al huevo.

Cuando mi bebé era recién nacido apenas cogía peso o incluso lo perdía. No dejaba de llorar, era constante día y noche y yo estaba desesperada porque no sabía si estaba haciendo algo mal con la lactancia materna. Lo hablaba con el pediatra y siempre me decía lo mismo “no te preocupes, ya crecerá …” . Como mi niño seguía descendiendo de percentil le incluí biberón de fórmula como complemento a la leche materna y a la segunda toma (pasadas 14 horas) se le hincharon los pies, las manos y le salió una gran urticaria en toda la tripita. Llevé al niño a urgencias y en cuanto les expliqué lo sucedido me lo dijeron muy claramente: “tu hijo es alérgico a la proteína de leche de vaca”.Y efectivamente, las pruebas cutáneas  le dieron positivas tanto a la leche como al huevo.

Días después el niño sufrió un ALTE (episodio aparentemente letal): después de la toma el peque dejo de respirar y se puso azul, no reaccionaba a las sacudidas ni estímulos… Le  insuflé aire y  empezó a vomitar todo lo que había ingerido. Se quedó como “un trozo de carne”: no lloraba, no miraba a ningún lado… No podía esperar a que llegara la ambulancia así que fuimos corriendo al hospital y desde el SAMUR me indicaban que tenía que hacer llorar al niño para asegurar su respiración y que le diera pellizcos. En el hospital le hicieron pruebas de todo tipo (electrocardiograma, analíticas…). Pasamos 2 largas y angustiosas semanas sin salir de allí. Siempre estaré agradecida a los pediatras que le trataron pero no tanto a las enfermeras que no eran conscientes del problema de alergia de mi hijo a la leche y al huevo y de lo que yo debía o no debía tomar para poder darle el pecho sin riesgo.

Todas las pruebas dieron buenos resultados y nunca sabremos el motivo de aquella experiencia tan traumática.

Seguí dándole el pecho y leche hidrolizada; me quité todos los productos que contenían leche, huevo y ternera (porque se llenaba de granitos cuando yo la consumía) y gracias a blogs como el tuyo he ido descubriendo todos los alimentos que no podía consumir para no pasárselos. Aunque cuesta mucho – y a veces me desespero por la cantidad de alimentos y cosméticos que contienen las proteínas de la leche o huevo- ya me he hecho a la idea de esta nueva dieta que debo seguir y todo lo hacemos en casa, ¡hasta el pan!.

 A veces he llegado a advertir miradas de reproche de algunas personas a las que no he permitido que dieran un beso a mi hijo si llevaban los labios pintados, pues muchos pintalabios contienen también proteína de leche. Prefiero pecar de precavida porque no quiero arriesgar la salud de mi hijo por el desconocimiento de la gente que me rodea. Al final acabas dejando de quedar con personas que no son conscientes de la gravedad de este problema y de lo que implican las alergias alimentarias. Te llegas a sentir sola ante la situación ya que los demás no entienden o no quieren entender lo que estás pasando.

Ahora mi chiquitín esta recuperando el peso y estatura que no pudo coger en su momento. Desde aquí quiero mandar un abrazo muy fuerte a todas las mamás que tienen nenes con APLV y deciros que merece la pena hacer el esfuerzo de seguir dándole el pecho y si no se puede hay leches especializadas muy buenas, como Nutramigen.

Autora: Bibi, madre de un bebé alérgico a la proteína de leche de vaca y huevo.

Si quieres contar tu experiencia con la APLV de tu hijo escríbeme a: mimenusinleche@gmail.com