Tag Archives: Lactosa

file000168946007

El otro día tuvimos de nuevo revisión con la gastroentoróloga para valorar la alergia de mi hijo. Tras la realización del prick-test (de nuevo negativo) procedió a realizar un estudio detallado de todos los síntomas que hasta entonces había mostrado con las provocaciones orales.

Salvo un breve episodio que vivió el pasado agosto, mientras veraneábamos en un hotel de la costa, y por el cual el peque estuvo con diarrea con moco durante más de 10 días a causa de las trazas ingeridas durante dos semanas, mi hijo nunca ha sufrido problemas gástricos. Come más o menos bien (según la racha que toque) y no es propenso al hipo, las malas digestiones o las cacas líquidas.

Desde que le detectaron su alergia ha llevado una dieta completamente exenta de leche y trazas, por eso, el hecho de que reaccione de la forma en que lo hace cuando ingiere leche hace sospechar a su médico que se trate de un cuadro de enterocolitits alérgica.

La enterocolitis es una de las alergias no mediadas por IgE más severas que hay. En su artículo “Las otras”, la doctora Pilar Cots lo explica fenomenal. Se presenta a las pocas horas de ingerir el alimento y los síntomas pasan por vómitos repetitivos, cansancio, palidez y deshidratación apareciendo posteriormente el cuadro diarreico. La enterocolitis tiende a  debutar en bebés de muy corta edad.

Mi hijo comenzó a manifestar sus primeros síntomas a la tercera semana de vida, y las dos provocaciones positivas que le han hecho han pasado por vómitos abundantes hasta la deshidratación, hipotensión, tez pálida, labios desdibujados y profundas y marcadas ojeras.

En su última provocación, antes de comenzar con los vómitos, mi peque me dijo que se encontraba cansado. Le cogí en brazos e inmediatamente se me quedó dormido, casi sin fuerzas y como un muñeco de trapo. Al despertar fue cuando comenzó con los vómitos, las arcadas y horas después la diarrea.

Leyendo a Pilar, y tras el diagnóstico de su doctora, me queda bastante claro que es esta afección la que padece mi niño y ahora sólo queda esperar que, efectivamente, el cuadro vaya disminuyendo con la edad.

Quieren hacerle una nueva provocación en junio con leche sin lactosa, por ser ésta más digestiva. Tengo unos meses por delante para pensar si le someteré de nuevo a esa tortura pero, como me decía su doctora, por desgracia no hay ninguna otra forma de valorar este problema que pasando por la provocación oral. Tiempo al tiempo.