Tag Archives: Pérdida de peso

Mi hijo ya tenía un diagnóstico claro: intolerancia a las proteínas de la leche de vaca (posteriormente, la intolerancia pasó a ser catalogada de alergia no mediada a las proteínas de leche de vaca y lo relato en este POST).

Tras nuestro paso por urgencias acudimos de nuevo al pediatra para recibir indicaciones y pautas que debíamos seguir a partir de ese momento.

  • Para empezar, debía establecer un contacto continuo piel con piel para mi que mi bebé se enganchara al pecho cada vez que quisiera. Había que lograr que recuperara cuanto antes el peso perdido y eso sólo podíamos lograrlo con la lactancia, ya no sólo a demanda, sino prácticamente a todas horas.
  • Pero era de vital importancia que para darle el pecho de forma segura siguiera una dieta estricta y totalmente exenta de leche y productos lácteos.

Aquellas indicaciones no me supusieron inicialmente ningún problema pero con el paso de los días, tanto la dieta exenta como aquella lactancia tan estricta comenzaron a agobiarme y acabé suplicando a nuestra pediatra que me recetara aquella leche hidrolizada “tan estupenda” que nos habían dado en el hospital y que tan bien había sentado a mi bebé.

Inicialmente fue algo reacia a hacerlo y me animaba a seguir con la lactancia materna exclusiva pero yo me sentía agotada física y mentalmente. Necesitaba descansar y desconectar de las 3 semanas horribles que había vivido y no se me ocurría mejor manera de descansar que poder alternar la lactancia materna con un biberón de fórmula que pudiera darle cualquier otra persona. Nuestra pediatra era (y es) pro-lactancia, pero también es una gran persona con una empatía y amor incondicional por el paciente y su familia y enseguida supo ver el estado anímico en el que yo me encontraba.

La decisión estaba tomada y aquel día inicié el camino de la lactancia mixta que duró hasta que mi hijo cumplió los 2 meses y medio.

Con el paso del tiempo y viendo la situación en perspectiva, me arrepentí de la decisión tomada. No tanto por combinar la lactancia materna con la lactancia artificial (pues a los biberones de Nutramigen les debo el despuntar de mi hijo en cuanto a salud se refiere) sino al abandono de la lactancia natural que fui dejando de lado ante la carga emocional que me supuso.