Tag Archives: Pliegue de Dennie-Morgan

Cuando hablamos de una alergia alimentaria todos tenemos en mente los tres síntomas claves que la acompañan: cutáneos, respiratorios y digestivos. Pero fuera de estos tres existen otros muchos síntomas aparejados que también pueden ser indicativos de una alergia (ya sea alimentaria o ambiental) y que no siempre son tratados debidamente ni tenidos en cuenta para el diagnóstico final.

Algunos como el pliegue de Dennie Morgan o el reflujo gastroesofágico ya los he tratado en este blog. Son síntomas menos frecuentes que a veces pasan desapercibidos o incluso son tratados de manera aislada sin pensar que detrás pueden esconder una alergia.

Poco a poco iré hablando de otro tipo de sintomatología  a tener en cuenta pero hoy me centraré especialmente en el conocido como síndrome de inflamación de las mucosas.

La mucosa es la superficie que envuelve a los órganos expuestos directamente al medio ambiente (ojos, nariz, vagina, piel…). Cuando las mucosas del aparato genitourinario, respiratorio o digestivo se inflaman suele estar detrás una alergia, mediada o no por IgE. Generalmente las alergias no producen un único síntoma, sobre todo cuando éstas son prolongadas en el tiempo, y es un error frecuente por parte de los profesionales médicos tratar cada síntoma de manera aislada, como si nada tuvieran que ver unos con otros.

Por ejemplo, ya he hablado alguna vez de la poca importancia que los médicos suelen dar al reflujo gastroesofágico en bebés. Lo tratan como algo aislado, “normal” y propio de los recién nacidos, pero en la mayor parte de los casos un RGE va ligado a una alergia alimentaria y no es hasta que se producen otros síntomas paralelos (urticaria, edema…) cuando comienzan a estudiarlo como tal.

En el caso de la inflamación de las mucosas ocurre lo mismo. Puede ser frecuente que un alérgico presente además las siguientes combinaciones de mucosas inflamadas:

  • rinitis alérgica asociada a conjuntivitis, asma y vaginitis (inflamación de la mucosa que recubre la vagina)
  • rinitis y asma asociados a reflujo gastroesofágico e inflamación del estómago
  • otitis y sinusitis recurrentes asociados a reflujo gastroesofágico
  • en los niños menores de tres meses el taponamiento nasal progresivo suele asociarse a reflujo gastroesofágico o a gastritis

La combinación de síntomas que involucran a las mucosas es muy amplia y en un gran porcentaje de casos se asocian a las alergias ambientales o/y alimentarias.

Me ha parecido curioso leer que por ejemplo las niñas alérgicas que padecen rinitis (inflamación del tejido nasal) suelen sufrir también vaginitis (flujo abundante, enrojecimiento y picor vaginal) pero en la mayor parte de los casos los padres aprecian tan sólo la congestión nasal y es lo único que el médico trata.

Existe otro caso similar cuando hablamos de conjuntivitis infantil en donde hay picor de ojos, enrojecimiento y lagrimeo. Los padres tendemos a poner remedio a esto sin darnos cuenta de que en la mayor parte de las ocasiones la conjuntivitis va asociada rinitis que puede no tener unos síntomas llamativos. De ahí que ante un caso de conjuntivitis de nuestros hijos alérgicos debamos prestar atención a posibles taponamientos nasales esporádicos, ronquidos…

Hay todo un mundo de síntomas asociados a las alergias que muchos de nosotros desconocemos y que incluso, como he comentado, los propios médicos tratan como enfermedades aisladas y sin relación.

Me ha parecido interesante compartir con vosotros estos apuntes, aunque sea a grandes rasgos y sin profundizar en la materia. Os animo a leer el siguiente enlace en donde podréis encontrar una completa información al respecto: http://ninosinalergias.com/Descarga_gratuita/cura_tu_mismo_la_alergia_de_tu_hijo_capitulo_2.pdf