Tag Archives: Prick-test

Sigo tu blog hace tiempo pero en silencio. No tengo más que palabras de agradecimiento por enseñarnos con todo lo que escribes y darnos un ápice de esperanza en todo este abismo de las alergias.

APLV y alergia al huevo: primeros síntomas

Tengo dos niñas. La mayor tiene 5 años y medio y la pequeña, Daira, tiene 2 años y medio y es aplv y huevo. En nuestro caso no hay antecedentes de alergia en los padres, no le dieron ningún biberón en el hospital y la lactancia materna fue larga.

Siempre pensé que era un bebé delicado porque desde que cumplió 3 meses le empezaron a salir unas ronchas en los mofletes junto a la boca. Y no imagináis la de consejos que me tuve que oír. Todo el mundo opina y cree saber de todo: que si es por el chupete, que si serán las babas, que si el frío, prueba esta crema o esta infusión…. El caso es que acabé con media farmacia y herboristería en casa y mi niña seguía con sus rojeces que a veces se convertían en heridas.

Durante más de 6 meses tomó sólo pecho y un día cerca de los siete se me ocurrió darle una galleta sin gluten. A los 10 minutos le salió un sarpullido por donde había pasado la galleta: labios hinchados, párpados hinchados y cara roja. Su siguiente reacción fue con un biberón. Tan sólo con ponerle la tetina en la boca ya lo rechazó y rápidamente se puso a llorar. Al momento se le hincharon los labios.

Diagnóstico y comienzo de una nueva vida

La pediatra nos derivó de inmediato al alergólogo que nada verle las heridas junto a la boca supo de qué se trataba. Al hacer los pricks de alergia salió positivo a la proteína de leche y huevo. Me sentí mal porque pensaba que optando por la lactancia materna le estaba dando lo mejor y resultaba que era mi propia leche la que le  provocaba todo eso. Enseguida la alergóloga me dijo que la lactancia materna era lo mejor para ella pero yo debía tener una dieta exenta de lácteos, huevos, marisco y frutos secos.

En cuanto todos esos alimentos prohibidos desaparecieron de mi dieta, su piel parecía otra. Empezar a eliminar todos esos productos no es fácil cuando en la consulta sólo te dan un estúpido listado. Allí es donde blogs como el tuyo entran a formar parte de nuestras vidas para ayudarnos como no imagináis

¡Al principio todo se hace un mundo! Parece que no pudiera comer nada. Todo tiene leche, huevo, las dos cosas o sino trazas. Una vez que empiezas a entender los ingredientes ya no se hace tan complicado, aunque tengo que decir que la idea de saber que no podía comer ni una sola galleta hacía que me entrara mucha angustia

Pocos me apoyaron con mi decisión de seguir dando el pecho a mi hija y sólo aquellos que pasan por lo que nosotros pasamos son los que más nos ayudan. Recetas de bizcocho sin huevo, galletas, magdalenas, pan,…. Algo básico y realmente tan fácil de encontrar se convierte en una odisea cuando hay alergias alimentarias de por medio.

No quiero privar a mi hija de un pastel de cumpleaños, de un roscón de reyes o de la misma merienda que su hermana. ¡Bastante diferente le hará sentir el resto del mundo!

Recientemente he descubierto que hay muchas chucherías que mis hijas puedes comer: Fiesta, Miguelañez, Chupachups o Damel indican en sus webs sus productos aptos.

Mis miedos ante el inicio del curso

Lo que todavía me sigue preocupando es la poca conciencia que tiene la gente. El próximo curso Daira comienza P3  y no se quedará a comedor porque aún no me siento preparada.

Pero evitando el comedor no evito el peligro pues en las aulas hay numerosos materiales elaborados con leche y huevo que son un peligro para ella, por no hablar de los juguetes que le pueden dar reacción si previamente los ha tocado otro niño con las manos manchadas de productos con huevo o leche. A veces pienso que soy una histérica por la cantidad de veces que me lavo las manos y eso que apenas toco nada peligroso para ella pero es que la inflamación de las mucosas que sufre mi hija ante el contacto con el alérgeno es algo muy grave.

Me consuela saber que no soy la única que sufre con la alergia de nuestros hijos. Leyendo otros testimonios o conocer a madres con niños alérgicos te hacen sentir menos rara y darte cuenta de que no estás tan loca ni sola.

Sólo deseo que poco a poco todo se pase y la sociedad sea más consciente de la situación que atraviesan los niños alérgicos.

Autora: Mamá de Daira, alérgica a las proteínas de leche de vaca y huevo