Tag Archives: Shock anafiláctico

Ayer viví una escena en el parque que, por desgracia, me resulta ya tremendamente familiar pero que no por ello dejaré de denunciar públicamente hasta crear conciencia del mal que se hace con estos gestos “altruistas”.
Estaba mi hijo jugando con otros niños cuando la mamá de uno de ellos se acerca al grupito y comienza a repartir a diestro y siniestro galletas de chocolate para todos. Así, sin más.
Me levanté rauda y veloz del banco donde estaba sentada y llegué justo a tiempo de quitarle a mi hijo la galleta que ya iba a llevarse a la boca. La madre se me quedó mirado con un interrogante en la cara y le respondí, muy seca: “no puede tomarlo. Es alérgico”. Ella pareció pensar “tierra, trágame” y se dio media vuelta alejándose de los niños que saboreaban sus galletas mientras el mío lloraba a pleno pulmón porque también quería una.
Este es el cuento de siempre. Sé que las madres lo hacen con toda su buena intención pero ¿de verdad es tan difícil no ofrecer a ningún niño desconocido ningún alimento o al menos preguntar a los padres antes de dar nada?. No creo que sea algo tan complejo de entender.
A mí jamás se me ocurriría ofrecer nada a ningún niño. Ya no sólo por desconocer si ese niño es alérgico al producto que le ofrezco sino porque quizá sus padres no quieren que tome algo a deshoras, o que acepte alimentos de gente desconocida.
¿Se han parado a pensar esas “generosas” personas que a lo mejor no quiero que mi hijo se coma una galleta media hora antes de la cena porque es tan mal comedor que eso le quitaría el apetito?, ¿o que a lo mejor no me apetece que mi hijo, con 2 años, se aficione a los chupachups y caramelos? (algo que le ofrecen continuamente), o más grave aún: ¿qué a mi hijo puede darle un shock anafiláctico por ofrecerle un batido de leche? (este verano en la playa rechacé semejante ofrecimiento)
¡Qué fácil es ofrecer algo a un niño sin preguntar antes! ¡Y qué fácil es darse la vuelta para no escuchar el llanto desconsolado de una criatura que no entiende porqué su madre le quita la galleta mientras el resto de niños a su alrededor las están tomando!
No puedo remediarlo. Me pongo de muy mala leche ante estas cosas y aunque sé que siempre se hace con la mejor de las intenciones, por favor, ante la duda es mejor no hacerlo.