Tag Archives: Testimonios de alergias

Mi hijo Luca nació por cesárea, pesó 3,490kg  y midió 50 cm. Tomó pecho desde el primer minuto y los primeros 15 días de nacido fueron muy tranquilos. Pasados estos 15 días comenzó con vómitos y no sabíamos qué le ocurría. A los pocos días le llevé a su pediatra y me dijo que era posible que sufriera reflujo. Me dio algunas indicaciones para mejorarlo: la posición al dormir; la postura tras darle el pecho; sacarle los gases constantemente…

Llegó el día del control del primer mes y como había aumentado 1,5 kg a pesar de tantos vómitos, la pediatra me dijo que estaba perfecto y no dio ninguna importancia al RGE, diciéndome que era un reflejo fisiológico típico de los bebés. Pero cada vez vomitaba un poquito más. A parte del reflujo tenía además deposiciones muy blandas y comenzó con ronchas en la cara. Su piel era muy seca y como coincidió con el inicio del invierno todos me decían que le hidratara y que no le diera importancia. Pero yo intuía que le pasaba algo.

A los 6 meses se revolcaba de cólicos en su cuna y nos llegábamos a levantar hasta 15 veces por la noche para consolarlo. En Urgencias nos decían que eran cólicos; que no sabía eliminar los gases; que probablemente tenía una gastroenteritis; que era un malcriado (¡eso me llegaron a decir!) e incluso me aconsejaron que tuviera otro hijo y así este dejaría de molestar.

Cada vez Luca aumentaba menos de peso. Había meses que sólo 100 gramos. Pero el niño gateó a los 7 meses, se ponía de pie a los 8 y medio, caminó a los 10… Los pediatras me decían que estaba muy estimulado y que era un niño perfecto a pesar de lo delgadito que estaba.  Pasamos por 5 pediatras distintos porque Luca tenía cada vez menos peso y talla y vomitaba más.

Por las noches se despertaba con una tos incontrolable y terminaba vomitando todo lo que había ingerido en el día. Yo estaba desesperada; me encontraba sola (porque mi marido viajaba por temas laborales) y mi familia estaba lejos. Sus diarreas eran constantes, tenía mucha tos, infecciones urinarias, crisis respiratorias… Al cumplir el primer año su peso había bajado 1 kilo con respecto a meses atrás así que, por fin, el pediatra nos solicitó una analítica y un centellograma.

En seguida nos dieron el resultado: Alergia a las Proteínas de Leche de vaca. Debíamos comenzar una dieta de exclusión. Al mes de dieta había aumentado de peso y así continuó su ansiado progreso.

Hoy mi hijo es ex-APLV y está sano. Miro hacia atrás y veo el camino recorrido y es inevitable no emocionarme. Aquí cuento su historia: https://www.facebook.com/notes/nutri-blog/la-historia-de-mi-hijo-y-su-alergia-alimentaria/289513074407992

Luciana, mamá de Luca (ex-APLV).