Tag Archives: Trazas

 En muchas ocasiones me preguntáis si los APLV pueden tomar pan o si existe un peligro de que lleve leche o trazas.

En primer lugar, deciros que la receta de pan tradicional que todos tenemos en mente tiene cuatro sencillos ingredientes: agua, harina, levadura y sal. Es perfectamente apta para los niños con alergia a las proteínas de leche de vaca. Sin embargo, y aquí es donde radica el problema, la inmensa mayoría del pan que compramos habitualmente lleva trazas de leche.

¿Por qué el pan lleva trazas de leche?

Podemos encontrar dos clases de pan:

  • El pan elaborado en obradores u hornos tradicionales
  • El pan elaborado de forma industrial

En muchos de los obradores u hornos tradicionales donde se elabora el pan, se hornean también pasteles, pastas y bollería. Por tanto, la maquinaria y los hornos servirán para hacer un montón de alimentos, algunos de los cuales están elaborados con leche.

El pan elaborado de forma industrial añade a los sencillos ingredientes que hemos visto antes otros como conservantes, potenciadores del sabor, colorantes, exceso de sal… Hay montones de establecimientos que venden este tipo de pan. Desde supermercados, hasta bazares de alimentación o incluso gasolineras. La guerra de precios hace que el pan tenga cada vez menos calidad, menos frescura e ingredientes más “dudosos” (en general cuanto más barato sea un alimento más procesado estará y por tanto de peor calidad será).

¿Es el pan un alimento básico en la dieta?

Pero si decidimos eliminar el pan de la dieta tenemos que tener en cuenta que la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda tomar 250 gramos de pan al día por considerarlo un alimento imprescindible en la dieta, que aporta muchos nutrientes fundamentales para toda la familia y más aún para los niños en crecimiento.

Entonces, si la OMS recomienda el consumo de pan y los APLV lo tienen difícil, ¿qué podemos hacer?:

  • Comprar el pan en un obrador tradicional donde puedan aseguraros, con total confianza, ausencia de trazas (y de paso empleo de ingredientes naturales). Nosotros hemos encontrado uno por nuestra zona donde pan y productos de bollerías se hacen en hornos diferentes por lo que nos garantiza ausencia de trazas. El problema es que no es un tipo de pan barato precisamente y que además no está cerca de casa, por lo que solemos comprarlo en contadas ocasiones.
  • Sustituir el pan clásico por otro tipo de panes más comerciales como colines, tostas, pan de molde o de pittas. En el mercado hay montones de marcas que aseguran no llevar leche en sus ingredientes ni tampoco trazas por lo que podemos consumirlo sin problema. Sin embargo, y como he comentado más arriba, quizá ésta no sea la mejor opción para un diario dada la cantidad de “añadidos” que llevan esta clase de panes.
  • Para los amantes de la cocina o si tenéis  tiempo la mejor opción es, sin duda, hacer el pan en casa con una panificadora. De esta forma aseguramos, no sólo ausencia de contaminación cruzada, sino ingredientes de calidad y baja cantidad de sal. Las panificadoras son un pequeño electrodoméstico que cada vez se está poniendo más de moda y que podemos comprar en cualquier gran superficie (Un consejo: si compráis una panificadora que sea sin teflón ya que numerosos estudios ligan este material antiadherente a la aparición de problemas de salud).

Pan integral. Siempre

Existen en el mercado numerosas clases de pan que varían en función del  tipo de harina utilizada e ingredientes básicos. Tenemos pan de trigo (blanco o integral), de centeno, de cebada, de avena, de soja, de arroz…

Por otro lado (y esto es algo que siempre recomiendo en mis charlas *) es mejor consumir pan integral que blanco por varios motivos:

  • La harina completa contienen más nutrientes que la harina refinada. Contiene más proteínas, ácidos grasos esenciales, vitaminas (el pan integral es rico en Vitaminas del grupo B) y minerales y menos carbohidratos.
  • Los cereales integrales contienen más calcio que los refinados (¡pero ojo! Un exceso de cereales integrales tiene el efecto contrario e interfieren en la correcta absorción de este mineral).
  • El pan integral contiene más fibra que el blanco ya que al refinar los cereales se pierde la capa de fibra que lo recubre. La fibra es una  ayuda fundamental para el aparato digestivo, evita a la larga la aparición de enfermedades crónicas asociadas y ayuda a prevenir la obesidad infantil.
  • Hay algunas variedades de pan integral que llevan también frutos secos y semillas (de girasol, avena, amapola, sésamo…), aumentando considerablemente su valor nutritivo y aporte de calcio.

 (*) Recomendación hecha por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN)

 Fuentes:

http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/infancia_y_adolescencia/2010/02/04/190880.php

http://www.serpadres.es/alimentacion/info-alimentos/143344-alimentos-integrales-tambien-buenos-para-los-ninos.html

 http://www.masquepadres.com/ninos/todos-los-dias-pan