“Rechazo a alimentos, vómitos, dermatitis y mocos”

images

 

Ser alérgico en Bolivia

Soy de Bolivia y lastimosamente aquí la información que existe en relación a la APLV es escasa o nula. Tan sólo existe un gastroenterólogo infantil en todo el país y los alergólogos pediatras están más especializados en alergias respiratorias y no así en alimentarias.

En mi caso tengo un niño que ya tiene 19 meses y desde que nació me propuse alimentarlo con leche materna exclusivamente pero en alguna ocasión que intenté darle fórmula lloraba muchísimo y no quería el biberón. Cuando cumplió los 9 meses decidí que ya era tiempo de cortarle el pecho e iniciar la fórmula, pero fue inútil, lloraba y no quería recibir el biberón, prefería dormirse y quedarse sin comer. Me pareció raro, cambié de marca de fórmula 4 veces pensando que no le gustaba el sabor, pero nada. Luego cambié diferentes tetinas y biberones, pero todo fue inútil.

Síntomas y diagnósticos erróneos

Después de unas semanas ya no quería siquiera mi pecho , se le quitó el apetito y empezó a vomitar en todas las horas de la comida. Consulté al pediatra pero me dijo que era normal, que eran etapas de los niños y que no lo obligara a comer para no “traumatizarlo”, así que estuvo poco más de un mes en esta situación.

En ese tiempo siempre parecía resfriado, con flemas y mocos en la nariz. El pediatra me dijo que estaba con hiperactividad bronquial y le recetó un inhalador y antibiótico. Mientras duraba el tratamiento estaba bien pero terminaba y otra vez volvía a lo mismo. Al cabo de otro mes, empezó a enrojecerse, sus mejillas se pusieron de un rojo intenso, y el pediatra concluyó que era una dermatitis atópica.

Finalmente, tras tres meses así el pediatra ató cabos y sumó la hiperactividad bronquial, el síntoma gastrointestinal y el síntoma dermatológico y diagnosticó una posible APLV que confirmó el alergólogo. Tras practicarle el test de RAST salió alérgico a la naranja y a la penicilina pero no a la leche, aunque el alergólo dijo que cortáramos la leche y empezara con una hidrolizada llamada PeptiJunior.

Mi niño no mejoraba y me dijeron que lo ideal era la Neocate pero lastimosamente en mi país no la comercializan, así que tuve que cortarle de raíz todos los lácteos y tras varias semanas comenzó a mejorar.

La pesadilla continúa

Sin embargo, ahora que prácticamente ya ha transcurrido 1 año de aquel viacrucis, todavía no puedo decir que estemos tranquilos o que mi hijo está sano ya que tiene sus altibajos, está 1 mes muy bien, con buen apetito y sin vomitar y de nuevo recae y empiezan los vómitos. Es una pesadilla. Obviamente está bajo de peso, estuvo con cierto grado de desnutrición y todavía no ha llegado a los 10 kilos a sus 19 meses.

Pero el leer los otros testimonios, conocer tu blog y saber que no soy la única que atraviesa por esto me hace sentir que somos especiales. Dios nos ha elegido para mandarnos a estos angelitos y darnos la fortaleza, valentía, paciencia y sabiduría para sobrellevar la APLV. Cuando a uno le dicen por primera vez que su hijo tiene alergia, lo primero que piensa en ese momento es que es algo sencillo y que simplemente la solución está en no darle el alimento, pero no funciona así. Si a eso le sumamos que la mayoría de los productos que se comercializan no tienen la información nutricional completa ni específica, todo se vuelve más complicado.

La confusión de la gente

En países como el mío, es muy difícil sobrellevar esta alergia porque estamos muy rezagados en el tema y cuando alguien me pregunta sobre mi hijo siempre me dicen: “¡ah! Pero es fácil, la intolerancia a la lactosa se pasa”, y son cosas tan diferentes… En mi caso he tenido que informar y enseñar a mi familia más cercana de qué se trata la APLV para que todos seamos sumamente cuidadosos con la alimentación de mi bebé.

Autora: Adriana, madre de un bebé alérgico a la proteína de leche de vaca.

Si quieres contar tu experiencia con la APLV de tu hijo escríbeme a: mimenusinleche@gmail.com

4 Responses so far.

  1. maira alejandra dice:

    es muy parecida su historia con la mia y eso que yo vivo aqui en españa pero lastimosamente estamos rodeados de incompetentes que quiza no les da la gana de hacer bien su trabajao, gracias a dios en estos momentos mi hijo esta en manos de una alergologa buenisima que pude encontrar y me esta ayudando un monton

    • Silvia dice:

      Maira, es una suerte que tu hijo ya esté diagnosticado y en buenas manos. Estas situaciones, por desgracia, son más frecuentes de lo que creemos.

  2. Adriana dice:

    Mi bebe de 13 meses tambien presenta intolerancia a la leche de vaca, diagnosticada por mi porque los pediatras (a pesar de vivir en Italia) no le daban mucha importancia, porque el bebe “crecia” y mientras tanto el viacrucis.. rechazo de alimentos, dermatitis, mocos perennes, comezon en la nariz, diarreas acidas verdosas que le quemaban sus nalguitas, cachetes rojiiisimos, despertares nocturnos cada 45 minutos o mas… y pare de contar! Elimine lacteos de nuestra dieta y santo remedio (lactancia mixta) Me han ayudado mucho las recetas veganas, porque sino no es nada facil hacerles comidas sabrosas, animos a todas!

Responder a Silvia Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *