“Una alergia a la leche no diagnosticada y decenas de alergias más”

Alimentos-causantes-de-alergias

Primeros problemas con la leche

Pablo nació hace 17 años después un parto largo y eso hizo que se le llevaran al nido y le dieran algún biberón hasta que, 24 horas después, me lo devolvieron. Le dí el pecho durante 5 semanas (depresión postparto y mala información) y después compramos biberón, leche de fórmula y agua mineral. Acto seguido nos tuvimos que ir a urgencias con el niño lleno de granos. No supieron decirnos el motivo de aquel episodio; eran otros tiempos.

Mi hijo comenzó con dermatitis atópica y cólicos de lactante. Cambiamos varias veces de marca de leche de fórmula pero lo que arreglaba una lo estropeaba la otra. Probamos a darle leche sin lactosa pero le mejoraba la dermatitis y le empeoraba los cólicos. Cambiamos a leche de avena pero devolvía todos los biberones. Al final acabamos dándole una leche hipoalergénica pero nunca supimos si realmente era alérgico o no a las proteínas de leche de vaca.

Dermatitis e introducción de nuevos alimentos 

El médico nos dijo que evitáramos jabones a la hora de bañarle (salvo el de avena) y que no probara ningún alimento nuevo hasta un mes después de lo que era habitual. Con las papillas de cereales no tuvimos ningún problema y con la fruta nos limitamos a plátano, manzana, pera, naranja y mandarina. Las verduras, introducidas de una en una, tampoco nos dieron problemas aunque se nos iban quedando muchas sin probar por miedo a reacciones alérgicas. Aún con todas estas precauciones la dermatitis no se iba. Probó la carne sin problemas, y dejamos la leche de fórmula para pasar a la del supermercado cuando cumplió el primer año.

Aparecen las primeras alergias alimentarias  por ingestión y contacto

Poco a poco fuimos teniendo grandes sustos con el pescado plano, el tomate natural, el huevo… A pesar de que ya llevaba tiempo tomándolo de pronto empezó a reaccionar y tuvimos que retirárselo.

Sus alergias iniciales fueron: a pescados planos, tomates, huevos, carne de pollo, determinados frutos secos y frutas tropicales.

A los dos años los alimentos que no podía tomar ni tocar habían aumentado: pepino, melón, sandía, kiwi, fresas, mariscos (no toleraba ni el olor), pulpo, sepia, calamares, mejillones o demás moluscos y las pruebas a pólenes también salían positivas. Con el paso de los años las alergias se fueron multiplicando (epitelios de animales, cucarachas, mosquitos…)

Ingreso hospitalario y medicinas para paliar los efectos de sus alergias

A pesar de usar ventolín, a los 5 años tuvo que ser ingresado por una crisis asmática y aunque se recuperó bien medicinas como Pulmicort, Terbasmin, Syngulair, corticoides en pomada o Polaramine (por si tomaba o tocaba algo indebido) no faltaban en casa.

A los 12 años mi hijo superó la alergia al huevo pero apareció el anisaquis por lo que todo el pescado está totalmente prohibido salvo si está debidamente congelado. Aunque también aparecieron alergias a algunas plantas, otras fueron desapareciendo y por ejemplo las fresas o los melocotones ya los podía tomar sin eran en batido y el tomate si era frito o kétchup.

Con el paso de los años también han desaparecido las carreras a urgencias y aunque los síntomas alérgicos continúan, sus efectos se han ido mitigando.

Mi consejo como madre de multialérgico

Como madre de un niño multialérgico desde muy pequeño, recomiendo ante todo normalidad y observación. Normalidad porque mi hijo jamás se ha perdido una excursión del colegio o un campamento – a los que ha asistido siempre con su informe médico bajo el brazo- y siempre ha sido consciente de su problema y de cómo debía medicarse. Pero al mismo tiempo los padres debemos observar y anotar en una agenda todos los síntomas diarios de nuestros hijos, ya que puede ayudar mucho al médico llegado el momento.

 

Autora: Marisa, madre de un adolescente multialérgico. Autora del blog  Madres estresadas

Si quieres contar tu experiencia con la APLV de tu hijo escríbeme a: mimenusinleche@gmail.com

5 Responses so far.

  1. Beatriz Mata dice:

    Hola Silvia, mira que me he identificado mucho con este testimonio y les mando un abrazo grande a ti y a Marisa, porque se perfectamente por lo que pasan dia a dia… te cuento un poquillo, soy de Mexico y soy madre de una hermosa niña de 8 años, desde su nacimiento tambien batallamos con la dermatitis atopica y los colicos, y desde los 6 mesesitos empezamos con gripitas y cuadros respiratorios cada mes, pero ningun doctor nos hablo de alergias, solo intolerancia a la leche y que lo de las gripes era normal, aun asi, le estuvimos cambiando de leche hasta llegar a las hidrogenizadas, finalmente ya al año y medio nos quedamos con la de soya, y seguimos con la restriccion de todo tipo de lacteos, pero hace 2 años, aparecio la reaccion al huevo tambien, en los examenes cutaneos ha salido, al cesped, al polvo, a los perros y al pollo… aunque tambien hemos visto reaccion a la jamaica y a los gatos…el ultimo problema fue una inflamacion en sus intestinos, nada grave, solo bastante constipacion, al llevarla con la gastro nos hablo de todos los ingredientes ocultos en los alimentos, y que eso podria estar generando la inflamacion en su pancita, asi que ahora lleva una dieta muy estricta de alimentos libres de leche y huevo y sus derivados, y en continua observacion de todo lo que come y sus reacciones, es muy dificil, pero la verdad cuando ves que ellos estan bien y que les ayudas a llevar una vida normal a pesar de estos detalles, vale la pena….felicidades, Silvia, me encanta tu blog, y la vdd. es de mucha ayuda para saber que no estamos solas y que hay alguien que nos entiende en este andar con nuestros peques…saludos

    • Silvia dice:

      Hola Beatriz, ¡qué tremenda historia! Lamento mucho que hayais tenido que pasar por tantas alergias pero me alegra, por otro lado, que ya esté todo controlado y podais por fin poner freno a la inflamación intestinal que sufre tu niña. Es cierto que la presencia oculta de ciertos ingredientes en los alimentos es un terrible peligro potencial para nuestros hijos alérgicos.
      ¡Mucho animo y me alegra que te guste el blog!

  2. Una vez que decides que esto no es lo más grave del mundo, ya no pasa nada.
    Mil besos, guapa!!!

    • Silvia dice:

      Toda la razón! Hay enfermedades horribles y nuestros hijos, salvo “estos pequeños detalles” son niños sanos. Hay que vigilar la alimentación y tener mil ojos cuando salimos de casa, pero todo pasa y tú y Pablo sois la prueba de ello.
      ¡Gracias por tu testimonio!

  3. […] a la proteína de la leche, y yo… uno alérgico a “to lo que se menea”, Su BLOG también nos ha dedicado un […]

Responder a madre estresada Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *