Tratamiento para el reflujo oculto en bebés

El otro día os comentaba en este post los síntomas que llevaron al pediatra a diagnosticar un reflujo oculto o reflujo silencioso en mi bebé. Con el diagnóstico claro, las pautas a seguir para su recuperación fueron las siguientes:

Dieta para la madre libre de lácteos

En un 42% de los casos este reflujo se asocia a APLV y habiendo ya un hermano alérgico las probabilidades crecen. Eliminando de la dieta materna los productos lácteos se puede llevar a cabo una lactancia más segura para el bebé. En caso de que la eliminación de lácteos no mejorara los síntomas (aproximadamente debemos llevar una dieta exenta durante dos-tres semanas para notar cambios en el bebé), se procedería a la eliminación de otros productos como huevo, ternera y soja.

Cada vez hay más pediatras que ante sospechas de reflujo, cólicos o poca ganancia de peso en los bebés amamantados, indican a la madre hacer una dieta exenta de leche y en la mayor parte de las ocasiones esta medida suele funcionar.

Medicación para casos severos

En algunos casos basta con la dieta exenta para notar mejoría pero en otros es necesario recurrir a medicación. El tratamiento que ha recibido mi niña ha sido Ranitidina; una fórmula magistral preparada en la farmacia cuya composición va acorde a su peso y al número de veces que tiene que tomarla al día. Para nosotros la medicación ha sido “mano de santo”, como se suele decir, y la mejoría se hizo palpable prácticamente al día siguiente de dársela por primera vez. En función de la sintomatología, la Ranitidina se suele dar hasta que el bebé se inicia en la alimentación complementaria, momento en el que además su aparato digestivo va madurando. En ese momento la medicación se va retirando poco a poco (para evitar efecto rebote) y SIEMPRE atendiendo a las indicaciones médicas.

Terapia sacro-craneal

Paralelamente a la dieta y al tratamiento he estado llevando a mi hija a terapia sacro-craneal una o dos veces por semana. Cada vez se está valorando más esta técnica que, bien aplicada y siempre por profesionales cualificados,  ayuda a mejorar los síntomas y a que el bebé descanse mejor y se encuentre menos molesto.

Otras pautas

Y aunque no lo veamos, el reflujo oculto debe ser tratado como un reflujo normal y tener en cuenta unas pautas claras que ayudarán a mitigar los síntomas:

  • Mantener al bebé en posición vertical alrededor de veinte minutos después de comer
  • Darle la toma semi incorporado o lo más recto posible (la posición de “caballito” para amamantar les ayuda mucho)
  • No tumbarle por completo sino elevar el colchón de su cuna y del carrito con unas toallas o almohadas
  • Es mejor portear al bebé que llevarle en el cochecito de paseo. Al portearle (en fulares, mochilas, bandoleras…) el bebé adopta una posición más erguida que mitiga mucho los síntomas de reflujo. Además, se muestran más tranquilos y relajados al estar pegados al pecho de quien les lleva y estar mecidos por el balanceo al caminar, por tanto facilitamos su descanso.

Dependiendo de la clínica del niño, hay médicos que prefieren optar exclusivamente por la dieta exenta de la madre y las recomendaciones básicas para aliviar síntomas y no son partidarios de medicación. Otros prefieren tener resultados fiables mediante un estudio más detallado de los ácidos del estómago a través de una PH-metría esofágica y otros son partidarios de medicar desde el inicio para evitar problemas futuros. En cualquier caso debemos seguir el criterio de nuestro médico pero cuanta más información podamos aportarles mejor les vendrá para dictaminar el tratamiento a seguir.

Fuenteshttp://www.aemps.gob.es/informa/notasInformativas/medicamentosUsoHumano/seguridad/2011/NI-MUH_24-2011.htm; http://www.reflujoenninos.org/reflujo/webdoc01.nsf/(vwWebPage)/Tests.htm?OpenDocument

6 Responses so far.

  1. MamiMer dice:

    Hola Silvia,

    Antes de nada gracias a tus dos post dedicados al reflujo, han sido súper esclarecedores y útiles para nosotros. Al menos para sentirnos un pelin más cerca de identificar él problema, y por tanto de la solución.

    Nuestra peque, que cumplirá en 10 días 3 meses, lleva desde apenas 3 semanas o un mes tras el nacimiento con muchísimo lloros. Nos han diagnosticado de todo; otitis, dermatitis atípica, cólicos,… Incluso nos hicieron una eco abdominal y descartaron el reflujo. Sin embargo, y a pesar de ser primerizos, sabemos que algo le pasa pues hay días que no tiene molestias y es otra niña distinta.

    Recopilando los síntomas que tiene y comparándolos con los que comentabas en tu otro post, ¿soy yo sola o es posible que tenga reflujo oculto a pesar de que no se identificara en su día en la eco abdominal? Te dejo los síntomas (todo empezó como digo, más o menos al mes):
    – Cabrearse en la teta y/o comer menos
    – Se le oye tragar a veces, incluso como si le subiese comida y la tragara inmediatamente
    – Ha vomitado 2-3 veces
    – Patalea y manotea de día y de noche, nunca está tranquila
    – No duerme bien: le dan como espasmos tipo reflejo del Moro y después pataleo
    – Hipo (mínimo 3 veces al día) y tos sin fiebre ni mocos
    – Mucha mucha mucha baba
    – Se despierta llorando la mayoría de las veces
    – Granitos por la cara y orejas

    ¿Me podrías dar tu opinión y/o consejo como padre de niño con reflujjo?

    Gracias.

    • Josefa dice:

      Como seguiis??? Mi bebé hoy ha cumplido 2 meses y tiene los síntomas q tú mencionas en tu comentario. Podrías ayudarme???

    • Sofia dice:

      Hola! Fijate que mi bebe tenia esos sintomas y me le diagnosticaron reflujo silencioso, pero despues de casi mes y medio de tratamiento seguia muy mal, principalmente con el llanto y como que se acalambraba y lno dormia nada, le hice un general de orina y su ph salio miy elevado y me fui con un nefrologo pediatra y el diagnostico fue acidosis renal tu ular, al parecer uno de los sintomas es el reflujo silencioso. El tratamiento ha sido bicarbonato y si he visto muchisima mejoria, mi bebe tiene ahorita 4 meses y lleva apenas mes y medio de tratamiento y de verdad la veo muchisisisisimo mejor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *